Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por qué grita la gente

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un día un filósofo preguntó a sus discípulos lo siguiente: ¿Por que la gente se grita cuando están enojados?

Los hombres pensaron unos momentos:

— Porque perdemos la calma, por eso gritamos.

— Pero, ¿por qué gritar cuando la otra persona está a tu lado, no es posible hablarle en voz baja, por qué gritas a una persona cuando estás enojado?

Los hombres dieron algunas otras respuestas pero ninguna de ellas satisfacía al filósofo.

Finalmente él explicó:

— Cuando dos personas están enojadas, sus corazones se alejan mucho. Para cubrir esa distancia deben gritar, para poder escucharse. Mientras más enojados estén, más fuerte tendrán que gritar para escucharse uno a otro a través de esa gran distancia.

Luego el filósofo dijo:

— ¿Qué sucede cuando dos personas se enamoran? Ellos no se gritan sino que se hablan suavemente. ¿Por qué? Porque sus corazones están muy cerca. La distancia entre ellos es muy pequeña. Cuando se enamoran más aún, ¿qué sucede? No hablan, sólo susurran y se vuelven aun más cerca en su amor. Finalmente no necesitan siquiera susurrar, sólo se miran y eso es todo. Así es cuan cerca están dos personas cuando se aman.

Luego dijo:

— Cuando discutan no dejen que sus corazones se alejen, no digan palabras que los distancien más, llegará un día en que la distancia sea tanta que no encontrarán más el camino de regreso.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Entrega

Cuentan que hace mucho tiempo vivía en la zona campesina de Chila una pareja de esposos ya muy ancianos, de extrema pobreza, no habían tenido

Artículo Completo

Pan para los demás

Puede que sea bonito, pero desde luego no es nada fácil hacerse pan. Significa que ya no puedes vivir solo para ti, sino también para

Artículo Completo

Salvado por un cántico

Una noche clara y serena, subía un vaporcito la corriente del Potomac, en América del Norte. La naturaleza estaba en calma, y sólo el ruido

Artículo Completo

Dedicatoria

Al Señor de los Cielos quien en su inmenso Amor envió a su Hijo Amado Jesucristo a salvar a este pecador; a Jesucristo por haber

Artículo Completo