Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Por eso hacemos las cosas así

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de guineos.

Cuando un mono subía la escalera para agarrar los guineos, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo.

Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo agarraban a palos. Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación de los guineos. Entonces, los científicos sus­ti­tuyeron uno de los monos. La primera co­sa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros, quienes le pegaron.

Después de algunas palizas, el nuevo in­­tegrante del grupo ya no subió más la escalera. Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato. Un tercero fue cambiado, y se repitió el hecho. El cuarto y, finalmente, el último de los veteranos fue sustituido. Los científicos quedaron, entonces, con un grupo de cinco monos que, aun cuando nunca recibieron un baño de agua fría, continuaban golpeando a aquel que intentase llegar a los guineos.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a quien intentase subir la escalera, con certeza la respuesta sería:

— No sé, las cosas siempre se han hecho así, aquí.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El escéptico

Estando sentado recientemente en una sala pública en Birghton, en donde un escéptico estaba arengando a los presentes acerca de los absurdos del cristianismo, no

Artículo Completo

El mismo traje

Cierta vez un hombre visitó a su Rabí, y le relató su problema: —Rabí, soy un sastre. Con los años gané una excelente reputación por

Artículo Completo

Te hice a ti

En la calle vi a una niñita temblando de frío con un vestidito ligero, con poca esperanza de encontrar una comida decente. Me enojé y

Artículo Completo