Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Pletórico de felicidad

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El teólogo británico C. S. Lewis describió hace cincuenta años la felicidad en términos que incluso tienen más sentido hoy dí­a en nuestra sociedad en movimiento.

Un automóvil está diseñado para funcionar con petróleo -gasolina-, y no funcionarí­a adecuadamente con nada más. Pues bien, Dios diseñó la máquina humana para que funcionara en él mismo.

Dios es el combustible para nuestro espí­ritu; el alimento con el que se alimenta nuestro espí­ritu. No existe otro.

Por eso simplemente no es bueno pedir a Dios que nos haga felices a nuestra manera sin preocuparnos de la religión. Dios no puede darnos felicidad y paz si estamos alejados de él, porque ni la felicidad ni la paz están fuera de Dios.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Susurros de Dios

Un hombre susurró: “Dios hablame” Y entonces cantó un pajarito. Pero el hombre no escucho. Entonces el hombre gritó: Dios, háblame, y entonces se oyeron truenos a

Artículo Completo

Fidelidad y perseverancia

En 1924 se celebraron los Juegos Olímpicos en París. Fue durante esta Olimpíada que Eri Liddell, el escocés volador, sorprendió a Inglaterra al negarse a correr la

Artículo Completo

Esdras 4: Zorobabel

Esdras 4:1 Oyendo los enemigos de Judá y de Benjamín que los venidos de la cautividad edificaban el templo de Jehová Dios de Israel, Los enemigos de

Artículo Completo