Pletórico de felicidad

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

El teólogo británico C. S. Lewis describió hace cincuenta años la felicidad en términos que incluso tienen más sentido hoy dí­a en nuestra sociedad en movimiento.

Un automóvil está diseñado para funcionar con petróleo -gasolina-, y no funcionarí­a adecuadamente con nada más. Pues bien, Dios diseñó la máquina humana para que funcionara en él mismo.

Dios es el combustible para nuestro espí­ritu; el alimento con el que se alimenta nuestro espí­ritu. No existe otro.

Por eso simplemente no es bueno pedir a Dios que nos haga felices a nuestra manera sin preocuparnos de la religión. Dios no puede darnos felicidad y paz si estamos alejados de él, porque ni la felicidad ni la paz están fuera de Dios.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La Maestra y el Celular

Un día una maestra estaba calificando un ensayo que habían realizado sus estudiantes, su esposo estaba al lado jugando en su celular, cuando de repente

Artículo Completo

Un pedazo de tela

Se cuenta que un hombre encontró en un baúl, un retazo de una preciosa tela que pertenecía a sus antepasados. Aquel baúl siempre había estado

Artículo Completo

El jardín

Paseaba un rey un día disfrutando de su precioso jardín, descubrió preocupado que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo, entonces decidió investigar los

Artículo Completo

La flor y la familia

Mi madre siempre contaba una historia así: Había una joven muy rica, que tenía de todo, un marido maravilloso, hijos perfectos, un empleo que le

Artículo Completo

Un hombre nuevo

Debe tener la disposición a renunciar a todas las formas de tener, para poder  ser y dar plenamente. Sentir seguridad, tener sentimientos de identidad y

Artículo Completo