Petición concedida

Esta mañana llamé a la puerta del cielo y Dios me preguntó:

— Hijo mío, ¿qué puedo hacer por ti?

Y yo le respondí:

— Padre, por favor protege y bendice a mi familia y a mis amigos.

Dios sonrió y me contestó:

— Petición concedida.

Dios me pidió que te dijera que todo irá bien contigo a partir de ahora. No importa cuán duro sea este año, tú superarás las adversidades. Tú has sido destinado a vencer los obstáculos que se te presenten y muy pronto lograrás tus objetivos.

En este año todas tus angustias se disiparán y lograrás llegar a la meta que te has propuesto. Hoy Dios ha confirmado el fin a tus conflictos. Porque Él te ama, te ha quitado tus penas y te brindará alegrías. ÉL nunca te decepcionará. Cierra tus ojos, abandónate a Dios y dile:  Señor; he venido a Ti para que me toques con tu mano antes de comenzar el día. Descansa un momento tus ojos en mis ojos y deja que lleve a mi trabajo la certeza de tu presencia. Dame fuerzas, Señor, para llevar ligeras mis alegrías y mis pesares. Dame fuerza para que mi amor dé frutos útiles. Dame fuerzas para no renegar nunca del pobre, ni doblar mi rodilla al poder del insolente. Dame fuerza para levantar mi pensamiento sobre la pequeñez cotidiana. Dame, en fin, fuerza para rendir mi fuerza, enamorado, a Tu Voluntad.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…