Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Perdonar antes que sea tarde

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Mi hermano José y una muchacha llamada Carmen, eran súper amigos, se llevaban súper bien y se estimaban mucho. Llevaban una amistad bien chévere, sin embargo surgió un pequeño desacuerdo entre ellos y se enojaron. José siempre ha sido muy orgulloso, yo lo conozco bien. A Carmen parecí­a no importarle, pero de vez en cuando me preguntaba por él, se dejaron de hablar por un largo tiempo. Yo le estuve diciendo por mucho tiempo a mi hermano que le pidiera perdón, pero no me hizo caso, no me escuchó.

Pasó un mes, hasta que fui a hablar con Carmen, claro que ella tampoco querí­a pedirle perdón a José, pero la hice comprender que una amistad vale mucho, muchí­simo, y que por una tonterí­a no iba a terminar. Estuve un tiempo platicando con Carmen, y me prometió que al dí­a siguiente la iba a ver en mi casa platicando con mi hermano. Me quedé súper contenta, pues por fin, todo iba a marchar como antes. Al otro dí­a Carmen no apareció por la casa, y me sentí­ decepcionada.

Al dí­a siguiente por la mañana cuando papá leí­a el periódico, le preguntó a José: «¿Tú, no eras amigo de una Carmen Rocha? José contestó: «era, ¿por qué?» y cuando me acerqué a ver el periódico… me enteré de que Carmen habí­a sido violada y asesinada a media cuadra de mi casa, el dí­a que me habí­a prometido venir. Estoy segura de que vení­a a pedirle perdón a José. Mi hermano no tuvo palabras qué decir aquel dí­a, faltó a la escuela, estuvo todo el dí­a encerrado en su cuarto, sin comer, sin hablar, sin dormir… Yo lloré como nunca en mi vida, creo que José también, pero no dejó que nadie lo viera llorar. Por siempre lamentará la muerte de Carmen, y yo por siempre voy a recordar esta horrible experiencia en mi vida.

El pedir perdón no es sí­mbolo de debilidad, y el saber perdonar es una caracterí­stica de quien acepta al prójimo tal y como es. Hay que saber pedir perdón, y más aún, hay que saber perdonar.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

La historia de la mujer

Cuenta una leyenda que al principio del mundo, cuando Dios decidió crear a la mujer, encontró que había agotado todos los materiales sólidos en el hombre y

Artículo Completo

La importancia del tiempo

Imagínate si existe un banco, que cada mañana acredite a tu cuenta la suma de $86.400.00. No arrastra tu balance día a día. Cada noche borra cualquier

Artículo Completo

Cuántos años tenemos

En cierta ocasión alguien preguntó a Galileo Galilei: ¿Cuántos años tiene su señoría? Ocho o diez repuso Galileo en evidente contradicción con su barba blanca. Y luego

Artículo Completo