Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Pan para los demás

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Puede que sea bonito, pero desde luego no es nada fácil hacerse pan. Significa que ya no puedes vivir solo para ti, sino también para los demás. Significa que ya no puedes poseer nada, ni cosas, ni tiempo, ni talentos, ni libertad, ni salud, como algo exclusivo: todo lo tuyo ya no es solo tuyo, es también “de” y “para” los demás

Significa que tenemos que estar, enteramente disponibles, a tiempo completo. Ya no puedes protestar de cualquier modo, por cualquier cosa, no puedes refunfuñar si te requieren, te molestan o te llaman a cualquier hora y para cualquier cosa. Significa que debes tener paciencia y mansedumbre… Como el pan, que se deja amasar, cocer y partir

Significa que debes ser humilde, como el pan, que no figura en los platos exquisitos; pero que siempre esta ahi siempre para acompañar significa que debes cultivar la ternura y la bondad, porque asi es el pan: tierno y bueno. Significa que debes estar dispuesta siempre al sacrificio, como el pan que se deja triturar.

Significa que debes vivir siempre en el amor más grande, capaz de morir para dar vida, como el pan.

Déjate triturar por los que están a tu lado, déjate amasar … Por los trabajos y los servicios a favor de los hermanos.

Déjate cocer por el fuego del amor y del espíritu

Así ya podrás ofrecerte a quienes tengan hambre.

Ayúdanos, señor, a ser pan para los demás.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sin levantar polvo

Un día, un príncipe llamó a la corte a un comerciante de caballos que llevó dos magníficos corceles y los ofreció en venta. Ambos animales

Artículo Completo

El zorro mañoso

Cierto zorro mañoso se burlaba de los demás, porque siempre le veía los defectos de sus compañeros. Además, se consideraba el más listo de todos

Artículo Completo

El príncipe Feliz

La estatua del príncipe feliz dominaba la ciudad. Toda ella estaba revestida de láminas de oro, por ojos tenía dos diamantes y un gran rubí

Artículo Completo