Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Palomitas de Maíz

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Hace algunas semanas se instaló en la ciudad un circo en un terreno que es rentado para este tipo de eventos. El día que este circo abandonó la ciudad, uno más llegaba para instalarse y empezar su temporada de funciones. Asistí a una función en cada uno de estos, y observé algo común como en cualquier espectáculo de este tipo, vendían una serie de golosinas y frituras para comer mientras se presenciaba la función. Sin ningún asombro vi que vendían palomitas de maíz, y cuando el vendedor entregaba la bolsa de estas a los compradores, lo hacía de una manera común, nada sobrenatural..

Lo curioso de esto es, que cuando el último circo desmontó todo y abandonó la ciudad, el terreno volvió a quedar como al principio totalmente vacío, pero algo que llamó mi atención, fue el ver a cientos de palomas sobre la superficie del terreno, (que según yo estaba totalmente vacío) éstas estaban sumamente entretenidas, sabes qué hacían estas palomas? Estaban alimentándose….y sabes de qué?… Pues de los maíces que accidentalmente cayeron durante las funciones del circo.

Alguna vez escuché a alguien decir que Dios tiene cuidado hasta de los dedos pequeños de nuestros pies…..y es verdad! aunque la Biblia no lo menciona así de específicamente, dice que Dios lleva la cuenta hasta de los cabellos de nuestra cabeza, también dice que si Él tiene cuidado hasta de lo que comerán los pájaros (todos en el mundo entero, incluyendo las palomas de Ensenada!) cómo no tendrá cuidado de nuestras vidas, cómo no se encargará de que alguien vierta accidentalmente unos cuantos maíces para alimentarnos, cómo no planeará el poner personas “accidentalmente” en nuestras vidas?, tal vez utilice algún “circo” para alimentar algún área de nuestra vida.

Dios es así, a veces utiliza a quien menos pensamos para hablarnos o bendecirnos, inclusive en ocasiones utiliza alguna situación que a nuestros ojos puede parecer trágica, pero al final vemos que ahí estaba El dejando caer algunos maíces sobre el piso para que más adelante alguien como tú y como yo se beneficiara de estos.

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? Mateo 6:26

Echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:7

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Hablando con el corazón

El australiano James H. Jauncey escribe en Talking With the Heart: Cierta vez casé a un soldado noruego con una joven mexicana. Él hablaba poco de inglés,

Artículo Completo

Los efectos del pecado

Una inolvidable interpretación silenciosa de la vida de Judas se encuentra en la magnífica catedral de Washington, la capital de los Estados Unidos. La barra de oración

Artículo Completo

El circo

Cuando era adolescente, en cierta oportunidad estaba con mi padre haciendo cola para comprar entradas para el circo. Al final, sólo quedaba una familia entre la ventanilla

Artículo Completo