Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Oseas 9 El castigo de Efraím, la cautividad de Israel está a la vista

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los vv. 11 y 12 declaran las consecuencias del pecado de Israel. Efraín (v. 11a; el TM hace énfasis en este nombre) ha perdido su gloria, la presencia vital de Dios. Porque el Señor es quien da vida a Efraín, sin su presencia Efraín no experimentará nacimiento, ni embarazo, ¡ni aun concepción! La ironía se ve aun más por el uso enfático del nombre Efraín que viene del verbo que significa “ser fecundo”. Aun si los de Efraín tuvieran hijos, Dios declara que los mataría totalmente. Sin el Señor no hay fecundidad.

El texto del v. 13 presenta varios problemas al traductor. La RVA reconoce la dificultad con su nota acerca de las palabras roca y pradera. Su traducción siempre resulta difícil de entender. De todos modos, Dios declara que Efraín no tiene asegurada la fertilidad por medio de sus hijos, sino que los está guiando a la muerte.

Oseas interrumpe el discurso divino con la oración del v. 14. En la RVA se lee como un eco por el profeta de la muy justa sentencia expresada por el mismo Juez Divino en los vv. 11 al 13. El Señor propone severos castigos, pero Oseas intercede pidiendo que haya solamente un castigo más suave. Lo que él propone es el no tener hijos; esto sería mejor que tenerlos y luego verlos morir.

No obstante, Dios sigue con su discurso. Señala que Gilgal es el punto central del pecado de Israel. Por un lado, “Gilgal” probablemente es una sinécdoque (figura retórica que usa una parte por el todo) para todos los centros de culto donde Israel adora a Dios como si fuera Baal. Pero por otro lado Gilgal se nombra como el sitio de su pecado presente, en paralelismo con Baal de Peor y su pecado del pasado. El Señor “odia” (v. 15b) o toma aversión a Israel en Gilgal. En Gilgal Israel llegó a ser enemigo de Dios. Como dice el comentarista Stuart: “¿Dónde está Gilgal? Al lado oeste del río Jordán, frente a Baal de Peor. ¿Dónde están los israelitas? Donde han estado siempre: no lejos de sus amantes ilegítimos como Baal”. Por eso, Dios echará a Israel de su “casa”, la tierra de Israel. Una vez más, empleando términos de la fecundidad Dios recalca que la meta de la adoración sincrética nunca se realizará precisamente porque no es una adoración pura y aceptable. Israel sufrirá el juicio completo.

Oseas termina la sección con otra interjección (v. 17). Esta vez expresa Oseas su aceptación y aprobación del juicio de Dios. Ahora no está dividido entre su pueblo y su Dios, sino que está completamente al lado del Señor. Es una victoria personal de Oseas que él puede afirmar: “Mi Dios…” (v. 17a). Reconoce que no tener esta entrega personal y total al Señor resulta en un “andar errante” como los del mundo que no conocen a Dios. Romper el pacto es perder la relación con el Dios que da la vida auténtica.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

En qué forma estás

Las vasijas de barro de todas formas y tamaños eran utensilios valiosos en los hogares de la antigüedad. Nuestros antepasados usaban grandes tinajas para almacenar

Artículo Completo

Ezequiel 7: El fin viene

Ezequiel 7:14 »Tocarán trompeta y prepararán todas las cosas; pero no habrá quien vaya a la batalla, porque mi ira está sobre toda la multitud.

Artículo Completo