Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Obediencia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A las lecciones del maestro Bankéi acudían no sólo estudiantes del Zen sino también personas de toda escuela y estamento. Él nunca citaba los sutra ni se entregaba a disertaciones escolásticas, sino que sus palabras salían directamente de su corazón al corazón de sus oyentes.

Lo vasto de sus auditorios irritó a un sacerdote de la escuela Nichirén, porque los adherentes de ella habían desertado para oír hablar del Zen. El sacerdote, tan centrado en su propio yo, acudió al templo, decidido a sostener un debate con Bankéi.

— «¡Eh, maestro del Zen!», prorrumpió. «Espera un poco. Los que te respeten podrán hacer caso a lo que tú dices, pero un hombre como yo no te respeta. ¿Puedes lograr que te haga caso?»

— «Ven junto a mí y te mostraré.», dijo Bankéi

Orgullosamente, se abrió paso el sacerdote entre la multitud para acercarse al maestro. Bankéi sonrió.

— «Ven, ponte a mi izquierda.»

El sacerdote obedeció.

— «No», dijo Bankéi, «hablaremos mejor si tú estás a mi derecha.»

El sacerdote, orgullosamente, se pasó a la derecha.

— «Ya ves», observó Bankéi, «me estás haciendo caso, y pienso que eres una persona muy amable. Ahora, siéntate y escucha…»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El peso de la Oración

Poco después de la Segunda Guerra Mundial una mujer entró en una tienda de alimentación y pidió comida suficiente para una comida de Navidad para sus hijos.

Artículo Completo

El ciego y la rosa

Un ciego caminaba lentamente por un camino. Al serle desconocido , cada paso que daba lo tanteaba bien con su viejo bastón. De pronto sintió un agradable

Artículo Completo