Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Obediencia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A las lecciones del maestro Bankéi acudían no sólo estudiantes del Zen sino también personas de toda escuela y estamento. Él nunca citaba los sutra ni se entregaba a disertaciones escolásticas, sino que sus palabras salían directamente de su corazón al corazón de sus oyentes.

Lo vasto de sus auditorios irritó a un sacerdote de la escuela Nichirén, porque los adherentes de ella habían desertado para oír hablar del Zen. El sacerdote, tan centrado en su propio yo, acudió al templo, decidido a sostener un debate con Bankéi.

— «¡Eh, maestro del Zen!», prorrumpió. «Espera un poco. Los que te respeten podrán hacer caso a lo que tú dices, pero un hombre como yo no te respeta. ¿Puedes lograr que te haga caso?»

— «Ven junto a mí y te mostraré.», dijo Bankéi

Orgullosamente, se abrió paso el sacerdote entre la multitud para acercarse al maestro. Bankéi sonrió.

— «Ven, ponte a mi izquierda.»

El sacerdote obedeció.

— «No», dijo Bankéi, «hablaremos mejor si tú estás a mi derecha.»

El sacerdote, orgullosamente, se pasó a la derecha.

— «Ya ves», observó Bankéi, «me estás haciendo caso, y pienso que eres una persona muy amable. Ahora, siéntate y escucha…»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Éxodo 26: El tabernáculo

Éxodo 26:1 Harás el tabernáculo de diez cortinas de lino torcido, azul, púrpura y carmesí; y lo harás con querubines de obra primorosa. Éxodo 26:2

Artículo Completo

Pan para los demás

Puede que sea bonito, pero desde luego no es nada fácil hacerse pan. Significa que ya no puedes vivir solo para ti, sino también para

Artículo Completo

Ingratitud

Se dice que en el lago Michigan, una noche de gran tormenta, un barco chocó con un barco de pasajeros – más o menos a

Artículo Completo