Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Obediencia

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A las lecciones del maestro Bankéi acudían no sólo estudiantes del Zen sino también personas de toda escuela y estamento. Él nunca citaba los sutra ni se entregaba a disertaciones escolásticas, sino que sus palabras salían directamente de su corazón al corazón de sus oyentes.

Lo vasto de sus auditorios irritó a un sacerdote de la escuela Nichirén, porque los adherentes de ella habían desertado para oír hablar del Zen. El sacerdote, tan centrado en su propio yo, acudió al templo, decidido a sostener un debate con Bankéi.

— «¡Eh, maestro del Zen!», prorrumpió. «Espera un poco. Los que te respeten podrán hacer caso a lo que tú dices, pero un hombre como yo no te respeta. ¿Puedes lograr que te haga caso?»

— «Ven junto a mí y te mostraré.», dijo Bankéi

Orgullosamente, se abrió paso el sacerdote entre la multitud para acercarse al maestro. Bankéi sonrió.

— «Ven, ponte a mi izquierda.»

El sacerdote obedeció.

— «No», dijo Bankéi, «hablaremos mejor si tú estás a mi derecha.»

El sacerdote, orgullosamente, se pasó a la derecha.

— «Ya ves», observó Bankéi, «me estás haciendo caso, y pienso que eres una persona muy amable. Ahora, siéntate y escucha…»

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Hoy recibí flores

No es mi cumpleaños o ningún otro día especial; tuvimos nuestro primer disgusto anoche, y él dijo muchas cosas crueles, que en verdad me ofendieron.

Artículo Completo

Es más que un trabajo

Un joven muchacho entró apresuradamente dentro de una estación de servicio y le preguntó al encargado si tenía un teléfono público. El encargado asintió con

Artículo Completo

Mi corazón para ti

A principios de su carrera, el ya ausente y famoso escapista Harry Houdini, cuando aún estaba en un desconocido teatro de variedades, él y su

Artículo Completo