Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Números 7: Ofrendas para la dedicación del altar

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Núm 7:1 Aconteció que cuando Moisés hubo acabado de levantar el tabernáculo, y lo hubo ungido y santificado, con todos sus utensilios, y asimismo ungido y santificado el altar y todos sus utensilios,

Después de que se hubiese levantado, ungido y consagrado el tabernáculo, los líderes de las doce tribus trajeron obsequios y ofrendas para su uso y mantenimiento. Todo el pueblo participó: era el tabernáculo de todos.

Los recién nombrados líderes respondieron a su designación con ofrendas para el tabernáculo que acababa de ser dedicado. Una de las ofrendas era para el servicio del tabernáculo de reunión, dada de una vez, y otra para el altar, presentada en una ceremonia que se extendió durante doce días.

La cronología aquí alude a la conclusión de la edificación del tabernáculo, la consagración del tabernáculo y del altar.

Núm 7:2  entonces los príncipes de Israel, los jefes de las casas de sus padres, los cuales eran los príncipes de las tribus, que estaban sobre los contados, ofrecieron;

Núm 7:3  y trajeron sus ofrendas delante de Jehová, seis carros cubiertos y doce bueyes; por cada dos príncipes un carro, y cada uno un buey, y los ofrecieron delante del tabernáculo.

Núm 7:4  Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

Núm 7:5  Tómalos de ellos, y serán para el servicio del tabernáculo de reunión; y los darás a los levitas, a cada uno conforme a su ministerio.

Núm 7:6  Entonces Moisés recibió los carros y los bueyes, y los dio a los levitas.

Núm 7:7  Dos carros y cuatro bueyes dio a los hijos de Gersón, conforme a su ministerio,

Núm 7:8  y a los hijos de Merari dio cuatro carros y ocho bueyes, conforme a su ministerio bajo la mano de Itamar hijo del sacerdote Aarón.

Núm 7:9  Pero a los hijos de Coat no les dio, porque llevaban sobre sí en los hombros el servicio del santuario.

La ofrenda para el tabernáculo facilitó los medios para transportarlo durante el viaje: dos carros para las cortinas y cuatro carros para los elementos de su estructura. Los hijos de Coat tuvieron que cargar las cosas más santas sobre sus hombros, sosteniendo las varas con argollas adheridas a ellas.

Núm 7:10  Y los príncipes trajeron ofrendas para la dedicación del altar el día en que fue ungido, ofreciendo los príncipes su ofrenda delante del altar.

Núm 7:11  Y Jehová dijo a Moisés: Ofrecerán su ofrenda, un príncipe un día, y otro príncipe otro día, para la dedicación del altar.

Núm 7:12  Y el que ofreció su ofrenda el primer día fue Naasón hijo de Aminadab, de la tribu de Judá.

Núm 7:13  Su ofrenda fue un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

El peso de un siclo variaba. Se asume generalmente que en este momento equivalía a unos 11, 4 gramos de plata.

Núm 7:14  una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

Núm 7:15  un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

Núm 7:16  un macho cabrío para expiación;

Núm 7:17  y para ofrenda de paz, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esta fue la ofrenda de Naasón hijo de Aminadab.

Núm 7:18  El segundo día ofreció Natanael hijo de Zuar, príncipe de Isacar.

Núm 7:19  Ofreció como su ofrenda un plato de plata de ciento treinta siclos de peso, y un jarro de plata de setenta siclos, al siclo del santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para ofrenda;

Núm 7:20  una cuchara de oro de diez siclos, llena de incienso;

Núm 7:21  un becerro, un carnero, un cordero de un año para holocausto;

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Elimina la basura

Mientras iba en un auto pasé por la lado de un letrero que decí­a: $100 de multa por tirar basura en la autopista. Al poco tiempo vi

Artículo Completo

El violinista

Esta historia es sobre un hombre que reflejaba en su forma de vestir la derrota, y en su forma de actuar la mediocridad total. Ocurrió en París,

Artículo Completo

Sembremos sólo amor

Una persona, un gesto, puede cambiarnos la vida. Pero así como pueden cambiárnosla a nosotros, también pueden cambiársela a los demás. Por eso es importante que siempre recordemos que

Artículo Completo

El taller

Érase una vez una joven que quería hacer un taller para interpretar la palabra de Dios. Pero al taller solo asistió una amiga suya. — No importa

Artículo Completo

A medias no

En un centro comercial en un lugar de los Estados Unidos una pareja se acercó a comprar un artículo. La dependiente les atendió y no se percató

Artículo Completo