Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Números 6: El voto de los nazareos

Además, presentó un holocausto. Como todo el animal se quemaba sobre el altar en este sacrificio, a veces se le llama una ofrenda quemada. Puede tener algo de significado expiatorio, pero también expresa la idea de una nueva consagración a Dios. Como el animal entero se presentó a Dios sobre el altar, así la persona simbólicamente se dedicó enteramente a Dios.

El nazareo contaminado tenía que presentar también un sacrificio por la culpa. La idea aquí parece ser que el pecador tiene una deuda hacia Dios que debe pagar. Puede ser que el pecador ha retenido algo que pertenece a Dios, o no ha cumplido un voto a Dios, o que ha traspasado en algo que es el derecho exclusivo de Dios. De todos modos, tiene que hacer restitución o indemnización a Dios. El nombre de este sacrificio (‘asami ) es la misma palabra que se traduce “restitución”. Por eso, algunos prefieren llamarlo el sacrificio de restauración o restitución en vez del sacrifico por la culpa.

El cumplimiento del voto del nazareo.

Al cumplir el período de separación estipulado en el voto del nazareo, tenía que presentar en sacrificio un holocausto, un sacrificio por el pecado y un sacrificio de paz. En el último sacrificio, solamente una parte del animal se quemaba sobre el altar; el adorador y el sacerdote se comían el resto. Esta comida sagrada celebraba la (restauración de la) comunión o la paz con Dios. El sacrificio de paz se presentaba también en relación con el tomar y/o el cumplimiento de un voto. Los sacrificios se acompañaron por ofrendas cereales (o vegetales) y una libación de vino.

El sacerdote tomaba la espaldilla del sacrificio de paz, junto con parte de la ofrenda cereal, y las presentaba como una ofrenda mecida. Parece que el sacerdote tomaba esta ofrenda en sus manos y la movía desde un lado hasta el otro. Este movimiento horizontal simbolizaba que la ofrenda se presentaba ritualmente a Dios y después se recibía de vuelta para el uso del sacerdote. La ofrenda alzada parece ser semejante, pero en este caso el movimiento era vertical, porque el sacerdote la levantaba en alto y después la bajaba.

Los sacrificios presentados por el nazareo al cumplir su voto son semejantes a los presentados en la ocasión de la consagración de Aarón y sus hijos al sacerdocio, pero aquí marcan el fin del período de consagración, en vez de su comienzo. El nazareo también tenía que rasurarse la cabeza. Como el cabello era la señal de su consagración especial a Jehová, al volver a su estado anterior como laicos, tenía que dedicar o devolver a Dios el cabello santo quemándolo.

La bendición sacerdotal. Después de tratar de varias causas de contaminación y cómo responder para mantener la santidad del pueblo de Dios, encontramos esta bendición lindísima. Subraya la verdad de que sólo un pueblo santo puede gozar de las bendiciones de Dios, pero cuando el pueblo se mantiene limpio de contaminación, Jehová se deleita en poner su nombre sobre ellos y bendecirlos. Los sacerdotes solían pronunciar esta bendición al finalizar el sacrificio diario. Los arqueólogos han descubierto en una tumba en Jerusalén un amuleto que viene del siglo VII a. de J.C. con esta bendición inscrita, demostrando que ya estaba en uso común antes del exilio en Babilonia.

El pedido de que Jehová “bendiga” a uno puede incluir todo tipo de cosas buenas: tierra y bienes materiales, descendencia, buena salud y gozo espiritual en la presencia de Dios. Guardar se refiere a la protección de Dios sobre los suyos. Hacer el rostro resplandecer sobre uno significa mirarle con favo. Cuando Jehová tiene misericordia de uno, actúa en base a su pura gracia para salvarle de todo trance agudo. Levantar hacia uno su rostro quiere decir fijar la atención en uno con un propósito benevolente y notar en contraste la angustia experimentada cuando Jehová esconde su rostro. El último pedido, que Dios ponga en ti paz, es el más rico de todos. En el hebreo, shalom significa mucho más que la ausencia del conflicto; incluye las ideas de prosperidad, salud, gozo, bienestar total, y aun la salvación. ¡Qué bendición más rica que Dios ofreció a su pueblo si se mantenía santo y obediente! ¡Qué bendición que nos ofrece ahora en Jesucristo si somos obedientes!

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.