Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Números 30: Ley de los votos

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Núm 30:13 Todo voto, y todo juramento obligándose a afligir el alma, su marido lo confirmará, o su marido lo anulará.

A afligir el alma : Una expresión que a veces se asocia con el ayuno. Se aplica a cualquier acto de contrición.

Núm 30:14 Pero si su marido callare a ello de día en día, entonces confirmó todos sus votos, y todas las obligaciones que están sobre ella; los confirmó, por cuanto calló a ello el día que lo oyó.

Núm 30:15 Mas si los anulare después de haberlos oído, entonces él llevará el pecado de ella.

Núm 30:16 Estas son las ordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el varón y su mujer, y entre el padre y su hija durante su juventud en casa de su padre.

Ley de los votos

En tiempos de necesidad especial, las personas comúnmente hicieron votos de hacer algo especial en el futuro si Dios les ayudaba en el momento de crisis. Este tipo de voto incluye la promesa de hacer algún servicio especial para Dios o de presentar sacrificios especiales a Dios. A veces el voto incluye la promesa de abstenerse de algo. Cuál sea la promesa que se hace, un principio general es que la persona debe cumplir sus votos. Si por cualquier razón alguien no quiere o no puede cumplir un voto de sacrificar o dedicar algo a Dios, se demanda el pago de un precio por el rescate de las cosas prometidas a Dios. Este pasaje trata otro problema: la validez de los votos hechos por mujeres.

¿Por qué se coloca este pasaje aquí? Los votos se relacionan estrechamente con los sacrificios. Aunque los sacrificios tratados en esos capítulos son los que los sacerdotes presentan a favor de toda la congregación, menciona que los sacrificios presentados por individuos se agregan a los de los sacerdotes. Entre los que los individuos presentan están las ofrendas votivas. Este era un tipo especial de los sacrificios de paz que se presentaba al hacer el voto. Después de recibir la ayuda divina pedida, la manera más común de pagar el voto era por la presentación de sacrificios de paz en acción de gracias.

Hay otras razones por la inclusión de las reglas acerca de los votos aquí. Era común hacer votos en tiempos de guerra, e Israel está por salir en una campaña militar contra Madián. Más adelante queda la campaña de conquista de Canaán. Israel había hecho un voto de aniquilar a los cananeos, y este pasaje sirve para recordar al pueblo de la necesidad de cumplir ese voto. Quizás más pertinente aun es el hecho de que las tribus de Rubén, Gad y parte de Manasés van a dejar a sus familias al este del Jordán mientras participan con las otras tribus en la conquista de la tierra al este del Jordán. Durante la ausencia de los hombres, puede ser que las mujeres hagan votos con los cuales su marido no esté de acuerdo. Este capítulo trata justamente de esta posibilidad.

El principio general

Antes de tratar con los casos excepcionales, se reitera el principio de que hay que cumplir con los votos. Voto se refiere a una promesa de hacer algo por Dios, mientras que juramento indica una promesa de abstenerse de algo. (En otros contextos, voto se usa para los dos tipos de promesas.) Los votos hechos por los hombres siempre tienen vigencia y han de cumplirse.

Los votos de una joven

Mientras que una joven viviera en la casa de su padre, estaba bajo la autoridad de él. Si ella hace un voto, y él no levanta objeción al enterarse, el voto queda vigente. Pero si el padre no está de acuerdo, tiene la autoridad de anular el voto de su hija, si lo hace inmediatamente al enterarse del asunto. La responsabilidad de los hijos de obedecer a los padres aquí tiene preferencia sobre la responsabilidad de cumplir una obligación voluntariamente asumida.

Los votos de una joven comprometida

Al comprometerse una joven pasa de estar bajo la autoridad de su padre a la de su marido. Ahora él puede anular un voto de ella, pero tiene que hacerlo inmediatamente al enterarse del asunto.

Los votos de una mujer viuda o divorciada

En estos casos, la mujer no está bajo la autoridad de ningún hombre; ella es responsable por ella misma. Por eso, sus votos siempre tienen vigencia como los de un hombre.

Los votos de una mujer casada

A primera vista, este pasaje parece ser una repetición, pero la diferencia es que aquí se trata de una mujer casada en vez de una joven comprometida. El esposo puede anular un voto hecho por su mujer. Subrayan que él debe hacerlo cuando primeramente se entera del asunto. Si no dice nada por algún tiempo, y después levanta objeción contra su voto, él llevará la culpa por haber quebrantado el voto de ella. Tendrá que presentar un sacrificio entonces para expiarse.

Estas reglas reflejan el medio ambiente de una edad cuando la mujer no era económicamente independiente, sino que dependía de su padre o de su esposo para su sostenimiento. Si ella prometió ofrecer en sacrificio un animal, podía costarle caro a su padre o esposo. Es por eso que el hombre tiene el derecho de anular el voto de una mujer que está bajo su cuidado. Pero la ley reconoce la vigencia de los votos de la mujer si el hombre quien es responsable por ella no se opone inmediatamente al enterarse del asunto.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Amor de lagartija

Las casas de los japoneses tienen, normalmente, un espacio hueco entre las paredes de madera. Mientras cierta persona echaba abajo los muros de su casa,

Artículo Completo

Mira esas flores

Estos días son fifíciles de olvidar. Pou un lado la celebración del Día de las Madres y por otro el comienzo de la primavera. ¡Qué

Artículo Completo