Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Números 3: Censo y deberes de los levitas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Introducción.

Aquí Dios instruye a Moisés en cuanto al censo de los levitas, y se dan los hombres de los clanes de la tribu. Se divide en tres grupos: los hijos de Gersón, de Cohat y de Merari.

Los resultados del censo.

Para cada grupo se da su número, su lugar en el campamento y un breve resumen de sus deberes. Los hijos de Gersón, son 7.500. Acampan al lado oeste del tabernáculo, y están a cargo de la tienda misma con su cubierta y de las mamparas del atrio alrededor. Los hijos de Cohat son 8.600. Acampan al lado sur del tabernáculo, y están a cargo de los muebles sagrados (el arca, la mesa, el candelabro y los altares de incienso y del holocausto) y el velo. Porque tratan de las cosas más sagradas, están bajo la dirección de Eleazar, el mayor de los hijos sobrevivientes de Aarón. Los hijos de Merari son 6.200. Acampan al lado norte del tabernáculo, y están a cargo de los tablones, pilares y bases del tabernáculo y del atrio. Moisés, Aarón y sus hijos acampan en frente del tabernáculo, al lado este.

No obstante, el total de 22.000 dado es 300 menos que la suma de las cifras dadas por los tres grupos. Por eso, varios sugieren que el número correcto de los cohatitas era 8.300 porque en el hebreo es muy fácil confundir las letras usadas para simbolizar los números tres y seis.

El rescate de los primogénitos.

Al contar a los primogénitos varones de un mes de edad para arriba de todo el pueblo, se da una cifra de 22.273. Los levitas han de tomar el lugar de los primogénitos pero les faltan 273 hombres. Entonces hay que redimir o rescatar con dinero a esos 273 primogénitos de más. Como los primogénitos son consagrados a Dios, le pertenecen como sus siervos o esclavos. Si hacen otra cosa, deben tener un sustituto para tomar su lugar o deben pagar el precio de un esclavo para comprar su libertad. (La raíz de la idea de la redención es el pago de un precio para libertar a un esclavo o rehén.) Así que deben pagar cinco siclos por cada uno de los 273 primogénitos que sobren. El NT nos enseña que Jesús es nuestro sustituto quien tomó nuestro lugar en la cruz. Como pagó el precio que no podíamos para comprar nuestra libertad, ahora pertenecemos a Dios.

La organización y enumeración de los levitas maduros para sus tareas.

Mientras que el censo anterior para contar a todos los levitas varones para tomar el lugar de los primogénitos, el propósito de este censo es de contar a los levitas maduros que pueden hacer el trabajo de llevar y erigir el tabernáculo. Por eso, sólo se incluyen a los hombres de entre los 30 y 50 años de edad. Hay una discrepancia entonces entre este pasaje y 8:23-26, que da el período del servicio de los levitas como entre 25 y 50 años. Muchos de los eruditos atribuyen esta diferencia al uso de distintas fuentes dentro de la corriente de tradiciones sacerdotales. Dicen que estas supuestas fuentes reflejan las costumbres corrientes en diferentes épocas históricas. Los rabinos sugirieron que los levitas sirvieron como aprendices entre la edad de 25 y 30 años, antes de entrar en su servicio oficial a los 30 años. Otros suponen que había un cambio en el período de servicio. Quizá tal cambio refleja un ajuste a la luz del número de los levitas contados en el censo en comparación con el número necesario para llevar a cabo sus tareas.

La frase prestar servicio trabajando es interesante. La palabra servicio (tsaba ) puede traducirse “servicio militar” y así se usa. Esto subraya el hecho de que la guerra que se acerca para conquistar la tierra de Canaán es una guerra santa, una guerra espiritual. Por eso, el servicio de los levitas en el tabernáculo es tan importante como el servicio militar de los soldados para ganar la victoria en esta guerra. El NT nos enseña que todos los cristianos nos encontramos en una guerra espiritual y que nuestras armas son espirituales, no materiales. La espada del Espíritu y la oración intercesora se destacan entre estas armas espirituales.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Prohibido aburrirse

El último día en la clase, la profesora propuso una redacción: «Contad en el cuaderno que actividades se pueden hacer en vacaciones para no aburrirse»

Artículo Completo