Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Números 28: Las ofrendas diarias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ofrendas quemadas, puede traducirse “ofrendas de comida”. Esto no significa que Israel pensara que tenía que alimentar a Jehová con sus ofrendas. Simplemente implica el reconocimiento de que Dios es la fuente de la vida y de la comida que sostiene la vida. Por eso, lo mejor de la comida del pueblo pertenece a Jehová por derecho propio. Las ofrendas son de grato olor para Dios, o sea que le son agradables a Dios. Logran su favor, no de una manera mecánica o automática, sino cuando se presentan como verdaderas expresiones del amor, la alabanza y la consagración del pueblo.

El texto no da la hora exacta de los sacrificios diarios. Al atardecer, es lit. “entre las tardes”. Es la misma hora cuando hay que degollar el cordero pascual. Ha sido interpretado como una hora avanzada de la tarde o como el tiempo entre la puesta del sol y la oscuridad. En los tiempos del NT, ofrecían el sacrificio vespertino a las tres de la tarde. Esta es la misma hora en que murió Jesús, el Cordero de Dios. En los tiempos del NT, los judíos observaban las horas de los sacrificios diarios como horas de oración. La ofrenda diaria puede tomarse entonces como un patrón por las devociones, recordándonos de la necesidad de orar y adorar a Dios diariamente.

La ofrenda del día de reposo. En los días sábados, había que ofrecer dos corderos además de los usados para la ofrenda diaria.

La ofrenda de la luna nueva. Como el calendario de Israel era lunar, el día de la luna nueva era el primero del mes. Era observado con convocaciones y sacrificios especiales. Además de la ofrenda diaria, los sacerdotes deben presentar en holocausto dos novillos, un carnero, y siete corderos. También hay que presentar un macho cabrío como ofrenda por el pecado. Esta es la misma cantidad de animales sacrificados en la fiesta de panes sin levadura y Pentecostés. Hay que presentar también las ofrendas de harina, aceite y vino que corresponden a cada animal.

La ofrenda en la fiesta de panes sin levadura. La Pascua, seguida por los siete días de panes sin levadura, era la fiesta para recordar la salvación de los primogénitos de Israel y el éxodo de Egipto. Cae en la primavera, el tiempo del nacimiento de los corderos y el comienzo de la cosecha de cebada. No se exige ningún sacrificio en el día de la Pascua (14 de Nisán) porque era una fiesta celebrada en casa. Pero cada día durante la fiesta de panes sin levadura (15-21 de Nisán), había que presentar dos novillos, un carnero, y siete corderos, más un macho cabrío por el pecado.

El NT presenta a Jesús como el Cordero pascual. Según Juan, Jesús fue crucificado en el día de la preparación de la Pascua, muriendo de tarde cuando los judíos estaban matando los corderos para la cena pascual. El día después del sábado durante la fiesta de panes sin levadura, había que presentar a Dios un manojo de espigas como primicias de la nueva cosecha. Es de notar que Jesús resucitó el domingo, el día después del día de reposo, y se llama las primicias de los que durmieron.

La ofrenda en Pentecostés. En el AT esta fiesta se llama la fiesta de las Semanas porque contaron siete semanas desde la presentación de las primeras gavillas hasta la ofrenda de grano al fin de la cosecha. El nombre Pentecostés viene del griego por 50 (50 días, o siete semanas más un día). La ofrenda en este día es la misma que en el primero de cada mes y de cada día de panes sin levadura. Hay que ofrecer un novillo, dos carneros, y siete corderos, mientras que aquí exige dos novillos, un carnero, y siete corderos. No sabemos la razón para esta discrepancia. Quizás refleja un leve cambio con el tiempo.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Flores en el rosal

Juan debía salir de viaje por un largo tiempo, así que le encargó a José que cuidase el rosal de su jardín. Le advirtió que tan solo

Artículo Completo

Jesús ora por sus discípulos

Este pasaje tiene para nosotros un interés tan extraordinario porque nos dice lo que Jesús pedía para Sus discípulos. (i) La primera cosa-esencial en que debernos fijarnos

Artículo Completo