Números 27: Petición de las hijas de Zelofehad

Núm 27:18 Y Jehová dijo a Moisés: Toma a Josué(C) hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él;

Varón en el cual hay espíritu : Remite al cap. 11, donde Josué estaba presente mientras se derramaba el Espíritu sobre los ancianos y ellos profetizaban. Alude a poseer discernimiento, sabiduría y visión.

Núm 27:19 y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos.

Le darás el cargo : Darás autoridad a Josué.

Núm 27:20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca.

De tu dignidad : La frase subraya la exclusividad del liderazgo de Moisés. Por otro lado, Josué compartiría la jefatura con Eleazar. Aquí se hace por primera vez una distinción entre el liderazgo religioso y el militar.

Núm 27:21 El se pondrá delante del sacerdote Eleazar, y le consultará por el juicio del Urim(D) delante de Jehová; por el dicho de él saldrán, y por el dicho de él entrarán, él y todos los hijos de Israel con él, y toda la congregación.

Moisés no deseaba dejar su obra sin estar seguro de que un nuevo líder estaba listo para reemplazarlo. Primeramente le pidió a Dios que lo ayudase a encontrar un reemplazante. Luego, cuando Josué fue seleccionado, Moisés le asignó diversas tareas para facilitar la transición a su nueva posición. Moisés también dijo claramente al pueblo que Josué tenía la autoridad y la capacidad para conducir a la nación. Su despliegue de confianza en Josué fue bueno para Josué y para el pueblo. A fin de minimizar las brechas en la conducción, cualquiera que esté en una posición de liderazgo debiera entrenar a otros a fin de que puedan hacerse cargo de los deberes en el caso de que se viera en la necesidad de partir repentinamente o cuando llegue el momento. Mientras tenga la posibilidad de hacerlo, siga el modelo de Moisés: ore, seleccione, desarrolle y asigne responsabilidades.

Núm 27:22 Y Moisés hizo como Jehová le había mandado, pues tomó a Josué y lo puso delante del sacerdote Eleazar, y de toda la congregación;

Núm 27:23 y puso sobre él sus manos, y le dio el cargo,(E) como Jehová había mandado por mano de Moisés.

La petición de las hijas de Zelofehad y su herencia

Un propósito del segundo censo era determinar el tamaño de la herencia asignada a cada tribu. Pero antes de entrar en la tierra, hay que aclarar un principio importante en cuanto a la herencia de cada familia. Generalmente la propiedad de un hombre se dividía entre sus hijos varones cuando éste moría. Así la tierra quedaba con la familia como una herencia perpetua. (Las hijas recibían una dote de su padre al casarse, y entonces pasaban a ser miembros de la familia de su esposo, compartiendo así su herencia.)

El problema

Zelofehad de la tribu de Manasés no tenía hijos varones. Según la práctica tradicional, su propiedad pasaría a sus hermanos, tíos, u otros parientes varones. Pero las hijas de Zelofehad se quejan de que así el nombre y la memoria de su padre desaparecerán de Israel, y piden que ellas reciban la tierra que correspondería a su padre. Aunque no han entrado todavía en Canaán, ellas por la fe están anticipando la conquista de la tierra prometida y quieren conservar la porción que correspondería a su familia.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario