Números 20: Agua de la roca

Núm 20:15 cómo nuestros padres descendieron a Egipto, y estuvimos en Egipto largo tiempo, y los egipcios nos maltrataron, y a nuestros padres;

Núm 20:16 y clamamos a Jehová, el cual oyó nuestra voz, y envió un ángel, y nos sacó de Egipto; y he aquí estamos en Cades, ciudad cercana a tus fronteras.

Un ángel : Alude al ángel de la zarza ardiente, así como al ángel de la última plaga.

Núm 20:17 Te rogamos que pasemos por tu tierra. No pasaremos por labranza, ni por viña, ni beberemos agua de pozos; por el camino real iremos, sin apartarnos a diestra ni a siniestra, hasta que hayamos pasado tu territorio.

El camino real era una antigua ruta de caravanas. Desde mucho antes era utilizado como camino público de importancia.

Núm 20:18 Edom le respondió: No pasarás por mi país; de otra manera, saldré contra ti armado.

Núm 20:19 Y los hijos de Israel dijeron: Por el camino principal iremos; y si bebiéremos tus aguas yo y mis ganados, daré el precio de ellas; déjame solamente pasar a pie, nada más.

Núm 20:20 Pero él respondió: No pasarás. Y salió Edom contra él con mucho pueblo, y mano fuerte.

Núm 20:21 No quiso, pues, Edom dejar pasar a Israel por su territorio, y se desvió Israel de él.

Se celebran dos sesiones de negociación; una como una simple petición; la otra, ofreciendo pagar por el permiso de tránsito hacia Edom.

Moisés trató de negociar y razonar con el rey edomita. Cuando nada dio resultado, le quedaronn dos opciones: entrar en un conflicto o evitarlo. Moisés sabía que habría suficientes barreras en los días y meses por venir. No tenía sentido agregar otra de una manera innecesaria. Algunas veces el conflicto es ineludible. Otras veces, sin embargo, no vale la pena pagar las consecuencias. Una guerra abierta puede parecer heroica, valiente y hasta correcta, pero no siempre es la mejor decisión. Debemos tomar en cuenta el ejemplo de Moisés y buscar otra forma de resolver nuestros problemas, aun cuando nos sea difícil.

Aarón muere en el Monte Hor

Núm 20:22 Y partiendo de Cades los hijos de Israel, toda aquella congregación, vinieron al monte de Hor.

El monte Hor no se ha identificado, pero no estaba lejos de Cades-barnea, en los límites de Edom.

Núm 20:23 Y Jehová habló a Moisés y a Aarón en el monte de Hor, en la frontera de la tierra de Edom, diciendo:

Núm 20:24 Aarón será reunido a su pueblo, pues no entrará en la tierra que yo di a los hijos de Israel, por cuanto fuisteis rebeldes a mi mandamiento en las aguas de la rencilla.

Fuisteis rebeldes a mi mandamiento : El fallo a la hora de seguir las instrucciones del Señor se define aquí como rebelión. Moisés llamó a la gente «rebeldes»; aquí dice el Señor que Moisés y Aarón son culpables de rebelión.

Núm 20:25 Toma a Aarón y a Eleazar su hijo, y hazlos subir al monte de Hor,

Núm 20:26 y desnuda a Aarón de sus vestiduras, y viste con ellas a Eleazar su hijo; porque Aarón será reunido a su pueblo, y allí morirá.

Núm 20:27 Y Moisés hizo como Jehová le mandó; y subieron al monte de Hor a la vista de toda la congregación.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario