Números 14: Los israelitas se rebelan contra Jehová

El castigo de los espías.

El informe de los espías infieles causó pánico en el pueblo porque todos temieron la muerte a espada si subían para invadir la tierra. Este fue el equivalente de hacer una acusación falsa de homicida contra la tierra. El que da testimonio falso contra otro debe sufrir la pena por el crimen del cual ha acusado al otro. Como la pena capital se demanda para el homicida, los espías infieles merecen la muerte. Aunque se esperan unos 40 años hasta la muerte de los del pueblo, Dios manda una plaga que mata inmediatamente a todos los espías menos a Caleb y a Josué. Mueren delante de Jehová como un ejemplo para todo el pueblo.

El intento fracasado de invadir la tierra.

Después de escuchar la sentencia de Dios por su rebelión, el pueblo confiesa su pecado y se presenta para invadir la tierra. Pero Moisés les dice que ya es demasiado tarde. Como ya están bajo el juicio de Dios, él no saldrá con ellos a la guerra. A pesar de eso, el pueblo todavía no cree la palabra de Dios. Insisten en salir a la guerra, pero sufren una derrota terrible a manos de los amalequitas y cananeos. Nos enseña un principio importante: hay que obedecer los mandatos de Dios inmediatamente. Dios es paciente, pero debemos aprovechar el día de oportunidad mientras que lo tengamos. Hay ocasiones cuando la obediencia postergada es igual a la desobediencia.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario