Al hacer tu Donativo recibirás vía Email el libro Vida de Jesús un Evangelio Armonizado. El más completo estudio de Los Evangelios en formato PDF. 1,662 páginas del texto Bíblico Comentado. Una vez hagas tu Donativo envíanos una nota por medio de nuestra Cadena de Oración con el Email al cual quieres recibir el libro.

lectura de hoy
julio 13, 2020 9:44 AM

Números 10: Las trompetas de plata

El viaje desde Sinaí hasta Cadesbarnea

Muchos intérpretes juntan todo en una división. Sin embargo, los eventos en Cadesbarnea, son tan importantes que merecen una consideración aparte. Además, Wenham demuestra que hay paralelos importantes entre los eventos en el monte Sinaí, en Cades, y en las llanuras de Moab. También hay paralelos entre los relatos de los viajes entre el Mar y el monte Sinaí, entre Sinaí y Cades, y entre Cades y Moab. Por eso consideramos que forma la segunda división del libro.

Se puede hacer el viaje entre el monte Horeb (Sinaí) y Cades en 11 jornadas, pero para el pueblo, con sus niños y animales, llevó como dos meses. Salieron del monte Sinaí el 20 del mes segundo, o sea en los primeros días de mayo. Mandaron a los espías para reconocer la tierra de Canaán desde el desierto de Parán en el tiempo de las primeras uvas, o sea en el mes cuarto de juniojulio.

El tema que se destaca en esta segunda división del libro es la murmuración y la falta de fe del pueblo. El viaje empieza con una nota de confianza triunfante. Pero al encontrar dificultades y experimentar la falta del alimento, el pueblo se queja amargamente. En esto, hay paralelos estrechos con el viaje entre el mar y el monte Sinaí. La diferencia es que en Exodo la respuesta de Dios fue siempre la provisión benévola por las necesidades del pueblo, mientras que Dios castiga al pueblo por su murmuración. Quizá esto es porque después de haber visto tantas veces la provisión de Dios en el viaje anterior, y después de haber recibido la revelación en el monte Sinaí, el pueblo ya debe demostrar una fe madura en Jehová.

La salida del monte Sinaí

Comparando, vemos que los hijos de Israel pasaron casi un año en el monte Sinaí. Durante este período entraron en el pacto con Jehová; recibieron la ley; hicieron, erigieron y consagraron el tabernáculo; consagraron a los sacerdotes y levitas; y tomaron el censo. Al fin salen del monte Sinaí rumbo a Cadesbarnea, en la frontera sureña de la tierra prometida.

Siguiendo la nube, el pueblo sale y va al desierto de Parán. Marcha en las cuatro compañías descritas. Un problema surge en cuanto al lugar de los levitas. Los levitas salen con el tabernáculo después de las compañías de Judá y de Rubén. Pero los clanes levíticos de Gersón y Merari salen con el tabernáculo después de Judá y antes de Rubén. Los cohatitas siguen después del grupo bajo Rubén con los muebles sagrados. Quizá tenemos aquí un ajuste práctico que deja salir antes a los levitas que llevan el tabernáculo y el atrio; así pueden tener el tabernáculo ya armado cuando los cohatitas llegan al próximo campamento con los muebles. Posiblemente tenemos aquí un ejemplo de la técnica literaria del escritor. Estaba pensando en la organización del pueblo, y puso a los levitas en medio del pueblo porque de veras los cohatitas, que llevaban los muebles sagrados, estaban allí. Pero aquí, donde el enfoque es el pueblo en la marcha, agrega el detalle, omitido antes, de que los clanes de Gersón y Merari parten antes del clan de Cohat.

El pedido de un guía,. Moisés pide que Hobab les acompañe y que les sirva como ojos. Quiere tener un explorador que conoce el territorio que van a pasar. Tal persona puede ayudar mucho en encontrar agua y advertir en cuanto a otros pueblos hostiles. Aunque Dios guía al pueblo de una manera general por la nube, hay muchas maneras prácticas en que alguien como Hobab puede ayudar. No debemos ver el pedido de Moisés como una falta de fe en la dirección de Dios. Moisés parece ver a su pariente como un instrumento de Dios, provisto por su gracia.

¿Es Hobab el suegro de Moisés? En este caso, Hobab sería otro nombre para Jetro y Reue. O, ¿es Hobab el cuñado de Moisés y el hijo de Ragüel (RVR-60), el suegro de Moisés? Ragüel sería entonces otra forma del nombre Reuel. RVR-60 interpreta que Hobab era el suegro de Moisés, pero otras versiones allí traducen “Hobab, el cuñado de Moisés”. El relato en Números no da la respuesta final de Hobab, pero, parece que Hobab al fin acompañó a los hijos de Israel, porque sus descendientes se cuentan con los israelitas en la tierra prometida.

La primera etapa del viaje.

El pueblo marcha por tres días en el desierto. Plantea un problema porque dice que el arca del pacto iba delante del pueblo en la marcha. Los levitas del clan de Cohat llevan el arca, y los cohatitas salen después de las compañías bajo Judá y Rubén, en medio del pueblo. Muchos eruditos ven aquí otra evidencia del uso de diferentes fuentes. Pero esto realmente no resuelve el problema porque no contesta la pregunta de por qué un redactor tomaría de diferentes fuentes dos pasajes que están en conflicto abierto y los incluiría dentro de un espacio tan corto. Un intérprete ha sugerido que el arca iba delante solamente durante esta primera etapa del viaje; después, volvió a llevarse por los cohatitas en medio del pueblo. Otra posibilidad es de ver aquí otro ejemplo de la técnica literaria del escritor de volver a un tema anterior y agregar detalles no revelados antes. Aunque la mayoría de los cohatitas van en medio del pueblo con los otros muebles sagrados, aparece que unos pocos van delante con el arca. El autor o redactor final no mencionó este detalle antes porque no le vino al caso. Pero aquí quiere enfatizar la presencia y la dirección de Dios con la mención del arca que va delante y la nube que va sobre el pueblo.

El hecho de que el arca vaya delante indica que el pueblo estaba participando en una procesión santa, aun litúrgica. (Varios eruditos creen que una procesión del pueblo hacia el templo, con el arca adelante, era una parte de la adoración de Israel en años posteriores.) El pueblo empieza el viaje con una nota de celebración, siguiendo confiadamente la dirección divina.

Los dos poemas citados parecen ser partes de canciones o poemas muy antiguos. Demuestran un tono de guerra que refleja la realidad de que la marcha para tomar la tierra prometida es el comienzo de una guerra santa. También demuestran la actitud triunfante de Moisés al principio por lo menos de este viaje. Con un Dios tan poderoso como Jehová que los guía, protege y acompaña, ¿qué enemigo puede atemorizar al pueblo? Lamentablemente esta actitud muy pronto cambiará en quejas de parte del pueblo y frustración de parte de Moisés.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja una respuesta

También Podría interesarte