Nuestra llama espiritual

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Cuentan que un rey muy rico de la India tenía fama de ser indiferente a las riquezas materiales. Un súbdito quiso averiguar su secreto.

El rey le dijo:

— Te lo revelaré, si recorres mi palacio para comprender la magnitud de mi riqueza. Pero lleva una vela encendida. Si se apaga, te decapitaré.

Al término del paseo, el rey le preguntó:

— ¿Qué piensas de mis riquezas?

La persona respondió:

— No vi nada. Sólo me preocupé de que la llama no se apagara.

El rey le dijo:

— Ese es mi secreto. Estoy tan ocupado tratando de avivar mi llama interior, que no me interesan las riquezas de fuera.

Avivemos nuestra llama espiritual. No sólo tendremos mejores relaciones interpersonales, sino que seremos más felices.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Sandía

Un Padre iba con su hijo en la carretera. De pronto el papá se paró frente a un sembradío de sandías en una carretra poco

Artículo Completo