Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No vendas a Jesús

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Hace años un sacerdote se mudó para Houston, Texas. Poco después, se montó en un autobús para ir al centro de la ciudad. Al sentarse, descubrió que el chofer le había dado una moneda de 25 centavos de más en el cambio.

Mientras consideraba qué hacer, pensó para sí mismo: “¡Ah!, olvídalo, son sólo 25 centavos. ¿Quién se va a preocupar por tan poca cantidad? De todas formas la compañía de autobús recibe mucho de las tarifas y no la echarán de menos. Acéptalo como un regalo de Dios”.

Pero cuando llegó a su parada, se detuvo y, pensando de nuevo, decidió darle la moneda al conductor diciéndole: “Tome, usted me dio 25 centavos de más”.

El conductor, con una sonrisa le respondió: “Sé que es el nuevo sacerdote. He pensado regresar a la Iglesia y quería ver qué haría usted si yo le daba demasiado cambio”.

Se bajó el sacerdote sacudido por dentro y dijo: “¡Oh Dios!, por poco vendo a Tu Hijo por 25 centavos.”

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El deseo de Navidad

Era la noche de Navidad y Dios miró a la tierra para contemplar a todos sus hijos. Había transcurrido casi 2000 años desde que Dios

Artículo Completo

Existe el Mal

Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta: “¿Dios creó todo lo que existe?” Un estudiante contestó valiente: Sí, lo hizo ¿Dios creó

Artículo Completo