Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No trataban bien al pastor

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un joven pastor de una Iglesia de un pueblo del centro de la Isla de Puerto Rico, se quejaba amargamente con un predicador visitante, contándole acerca de la forma en que era tratado por su congregación. Y era tanta su queja que parecía no existir un sólo justo en la congregación que apreciara la labor que este realizaba. Luego de escucharle atentamente durante un rato y ya un tanto hastiado, el predicador le dijo:

— ¿Le han escupido en la cara alguna vez?

—No, hasta ese punto no han llegado.

—¿Le han azotado?

—Tampoco

—¿Le han coronado de espinas?

Ya esta última pregunta el hombre no la contestó. Y su visitante prosiguió:

—A su Señor y al mío lo trataron de esa manera, y sin embargo, «no abrió su boca».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Peregrino

—Que dirección tomaste peregrino? —Vengo por las sendas de la Ley, Hermano. —Por cuantas encrucijadas has pasado? —Cinco veces tuve que detenerme para descubrir hacia donde ir.

Artículo Completo

Emilia

Su último embarazo presentó tantas dificultades que hoy en día lo transformarían en opción segura por el aborto. Emilia pertenecía a una familia de clase media en

Artículo Completo

Las flexiones de pecho

Esteban era el alumno más fornido de la clase de religión del profesor Pérez. Un día el profesor le pidió que se quedara un rato después de

Artículo Completo