Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No tomar la vida tan en serio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Los discípulos esperaban ansiosos la llegada de un famoso Maestro y, como su visita era poco frecuente, se dedicaron a preparar las preguntas que iban a hacerle.

Cuando al fin llegó, se reunieron en el templo y la tensión era extrema, pues nadie sabía por dónde comenzar la conversación… Al principio el Maestro no dijo nada, los miraba fijamente a los ojos, luego empezó a sonreír y la tensión desapareció, todos en el salón lo imitaron.

Todos rieron, rieron y rieron por largo rato… sin saber por qué, la risa era contagiosa y progresiva. Transcurrió mucho tiempo hasta que dejaron de reírse y todos se sentaron a disfrutar de la deliciosa paz que invadía el recinto, pues no había diferencias que los separaran, eran sólo uno. Entonces el santo pronuncio sus únicas palabras de esa noche: «Espero haber respondido satisfactoriamente a todas vuestras preguntas» y rió de nuevo y todos rieron con él.

La alegría y la espontaneidad anularon al ego y cuando el ego muere muchos problemas desaparecen con él y donde no hay ego, está el amor, están las respuestas y está Dios.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Mira esas flores

Estos días son fifíciles de olvidar. Pou un lado la celebración del Día de las Madres y por otro el comienzo de la primavera. ¡Qué paisaje tan

Artículo Completo

Las opiniones

Un círculo de intelectuales se había formado alrededor de un maestro. Él no los había buscado, pero el grupo iba a visitarle cada tarde para meditar. El

Artículo Completo