Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No te preocupes

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

A veces, cuando nada marcha de acuerdo con lo esperado, y la preocupación es quien reina.  Cuando el quebranto de lágrimas inunda nuestros ojos, y todo parece ser inútil.  Solo una cosa puede ahuyentar las lágrimas que queman y ciegan; alguien que suavemente te eche el brazo por encima y susurre: No te preocupes.

Nadie ha logrado descifrar por qué esas palabras traen tanto consuelo, o por qué tal susurro hace que nuestras preocupaciones se despejen al instante.  Sin embargo, cuando los problemas nos dan la bienvenida, podemos olvidarnos de ellos y dejarlos atrás.

Cuando alguien suavemente te eche el brazo por encima y susurre: No te preocupes. El amor que procede de tan suave caricia; debe ser amor verdadero. Podría ser que un abrazo así, a tu corazón no traiga consuelo. Pero si el amor es el móvil, dulce consuelo encontrarás, Cuando alguien suavemente te eche el brazo por encima y susurre: ¡No te preocupes!

¡Este poema refleja el consuelo que solo se experimenta a través de un toque amoroso! Demuestra el amor que sientes por tus hijos en lo que dices y haces. Ese amor será devuelto a ti multiplicado.

Muchos de los que han estado enamorados toda una vida nos dicen menos sobre el tema, que el niño que ayer perdió a su perrito.

Que nos amemos unos a otros. 1 Juan 3:11

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Si dañas me dañas

Parvati es una de las diosas más amorosa, benevolente y misericordiosa del panteón hindú. Es la consorte de Shiva y se manifiesta como extraordinariamente compasiva.

Artículo Completo

Perseverancia

Una tarde, Bernie, el guardabosques, a medida que el cielo azul empezaba a tornarse en naranjas y grises en el occidente, empezó a hablarme de

Artículo Completo

La lluvia y el ladrón

Hace muchos años, un campesino volví­a a su casa a caballo luego de haber estado varios dí­as en una fiesta en Parí­s. Mientras hací­a su

Artículo Completo