Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No sueltes el caballo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Un caballo estaba amarrado y vino un demonio y lo soltó, el caballo se metió a la finca de unos campesinos y comenzó a comerse la siembra, el dueño de la finca tomó su rifle y mató al caballo; entonces el dueño del caballo, tomó su rifle y mató al dueño da la finca, la mujer del dueño de la finca, mató al dueño del caballo; entonces el hijo del dueño del caballo mató a la mujer; los vecinos enardecidos mataron al muchacho y quemaron su casa. Entonces fueron y le preguntaron al demonio: ¿por qué hiciste a todo eso a esas personas? El demonio respondió, yo tan sólo solté el caballo.

El diablo hace cosas simples porque sabe que la maldad está en nuestros corazones y solitos hacemos el resto. 

Por eso es bueno pensar antes de actuar, no sea que una cosa sin importancia, cause mucho daño.

Las Escrituras nos advierten: “Del corazón salen razonamientos inicuos, asesinatos, adulterios, fornicaciones, hurtos, testimonios falsos, blasfemias” 

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Evangelio según Mateo

Mateo, Marcos y Lucas se conocen generalmente como los Evangelios Sinópticos. Sinóptico viene de dos palabras griegas que quieren decir ver juntamente, y quiere decir por tanto

Artículo Completo

El perro fiel

Una pareja de jóvenes tenía varios años de casados y nunca pudieron tener hijos. Para no sentirse solos, compraron un cachorro pastor alemán y lo amaron como

Artículo Completo

Ser y dejar ser

Las personas se la pasan la mayor parte de su vida sintiéndose ofendidas por lo que alguien les hizo.  La sorprendente revelación que te voy a hacer,

Artículo Completo