No sueltes el caballo

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Un caballo estaba amarrado y vino un demonio y lo soltó, el caballo se metió a la finca de unos campesinos y comenzó a comerse la siembra, el dueño de la finca tomó su rifle y mató al caballo; entonces el dueño del caballo, tomó su rifle y mató al dueño da la finca, la mujer del dueño de la finca, mató al dueño del caballo; entonces el hijo del dueño del caballo mató a la mujer; los vecinos enardecidos mataron al muchacho y quemaron su casa. Entonces fueron y le preguntaron al demonio: ¿por qué hiciste a todo eso a esas personas? El demonio respondió, yo tan sólo solté el caballo.

El diablo hace cosas simples porque sabe que la maldad está en nuestros corazones y solitos hacemos el resto. 

Por eso es bueno pensar antes de actuar, no sea que una cosa sin importancia, cause mucho daño.

Las Escrituras nos advierten: “Del corazón salen razonamientos inicuos, asesinatos, adulterios, fornicaciones, hurtos, testimonios falsos, blasfemias” 

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Vitaminas para el alma

Cuando las horas de desaliento te invadan el alma, y las lágrimas afloren en tus ojos, búscame: Yo Soy aquel que sabe consolarte y pronto

Artículo Completo

La mula y el pozo

Se cuenta de cierto campesino que tenía una mula ya vieja. En un lamentable descuido, la mula cayó en un pozo que había en la

Artículo Completo