No seamos tropiezo para nadie

Se cuenta la historia de un hombre ciego que acostumbraba a llevar consigo un farolillo siempre que salía a la calle de noche.

Alguien le preguntó por qué razón usaba un farolillo, cuando no podía ver, a lo que el ciego contestó: «Para evitar que otros tropiecen conmigo.» Era una idea inteligente.

El nunca tropezaba con otros, al menos intencionalmente, pero tampoco quería que los otros tropezaran con él.

Esta debiera ser una preocupación para cada cristiano. Debemos vigilar que nadie tropiece a causa de nosotros. De esto habla Jesús en Mateo 17:24—27.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…
  • Felicidad

    La felicidad para algunos es acumular riqueza, obtener un buen empleo, que nuestros deseos se cumplan, ganarnos un nombre y…
  • Amor del corazón

    Hoy en día las aventuras amorosas no son inusuales entre jóvenes adolescentes. No es particularmente sorprendente cuando dichas aventuras amorosas…
  • Publicidad de Apple

    Esta es una publicidad de Apple que me impactó desde el primer momento en el que la leí. Seguro que…