Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

No seamos tropiezo para nadie

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Se cuenta la historia de un hombre ciego que acostumbraba a llevar consigo un farolillo siempre que salía a la calle de noche.

Alguien le preguntó por qué razón usaba un farolillo, cuando no podía ver, a lo que el ciego contestó: «Para evitar que otros tropiecen conmigo.» Era una idea inteligente.

El nunca tropezaba con otros, al menos intencionalmente, pero tampoco quería que los otros tropezaran con él.

Esta debiera ser una preocupación para cada cristiano. Debemos vigilar que nadie tropiece a causa de nosotros. De esto habla Jesús en Mateo 17:24—27.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El autor de la vida

Sentado ante el gran escritorio el autor abre el gran libro. No contiene palabras por que éstas no existen. Y no existen por que no se necesitan.

Artículo Completo