Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Nehemias 9: Esdras confiesa los pecados de Israel

Nehemias 9:10 Hiciste señales y maravillas contra el faraón, contra todos sus siervos, y contra todo el pueblo de su tierra,[l] porque sabías que habían procedido con soberbia contra ellos; y te hiciste nombre grande como hasta este día.

Nehemias 9:11 Dividiste el mar delante de ellos, y pasaron por medio de él en seco; pero a sus perseguidores echaste en las profundidades, como una piedra en profundas aguas.[m]

Nehemias 9:12 Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir.[n]

Nehemias 9:13 »Sobre el monte Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos.

Nehemias 9:14 Les ordenaste guardar tu santo sábado, y por medio de Moisés, tu siervo, les prescribiste mandamientos, estatutos y la Ley.[ñ]

Nehemias 9:15 »Les diste pan del cielo para saciar su hambre,[o] y para su sed les sacaste aguas de la peña;[p] y les dijiste que entraran a poseer la tierra, por la cual alzaste tu mano y juraste que se la darías.[q]

Nehemias 9:16 Mas ellos y nuestros padres fueron soberbios, y endurecieron su cerviz y no escucharon tus mandamientos.

El que Dios haya continuado con su pueblo nos muestra que su paciencia es sorprendente. A pesar de nuestras fallas, orgullo y tozudez siempre está dispuesto a perdonarnos (9.17) y su Espíritu siempre está listo para instruirnos (9.20). El darnos cuenta del grado del perdón de Dios debe ayudarnos a perdonar a los que nos fallan, hasta “setenta veces siete” si es necesario (Mat_18:21-22).

Nehemias 9:17 No quisieron oir, ni se acordaron de las maravillas que con ellos hiciste; antes endurecieron su cerviz y, en su rebelión, pensaron poner caudillo para volverse a su servidumbre.[r] Pero tú eres Dios perdonador, clemente y piadoso, tardo para la ira y grande en misericordia,[s] pues no los abandonaste.

Nehemias 9:18 »Aun cuando hicieron para sí un becerro de fundición y dijeron: “Este es tu Dios que te hizo subir de Egipto”,[t] y cometieron grandes ofensas,

Nehemias 9:19 tú, con todo, por tus muchas misericordias no los abandonaste en el desierto. La columna de nube no se apartó de ellos de día, para guiarlos por el camino, ni de noche la columna de fuego, para alumbrarles el camino por el cual habían de ir.[u]

Nehemias 9:20 »Enviaste tu buen espíritu para enseñarles; no retiraste tu maná de su boca, y agua les diste para su sed.

Nehemias 9:21 Los sustentaste cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron, ni se hincharon sus pies.[v]

Nehemias 9:22 »Les diste reinos y pueblos, y los repartiste por distritos; poseyeron la tierra de Sehón, la tierra del rey de Hesbón, y la tierra de Og,[w] rey de Basán.

Nehemias 9:23 Multiplicaste sus hijos como las estrellas del cielo,[x] y los llevaste a la tierra de la cual habías dicho a sus padres que habían de entrar a poseerla.[y]

Nehemias 9:24 Y los hijos vinieron y poseyeron la tierra, y humillaste delante de ellos a los habitantes del país, a los cananeos, los cuales entregaste en sus manos, igual que a sus reyes y a los pueblos de la tierra, para que hicieran de ellos como quisieran.[z]

  • Páginas:
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.