Nahum 3: La venganza de Dios como señal de su señorío

Pastor Lionel

Ayúdanos a continuar esta Obra

Conclusiones

Nahúm ofrece a los lectores cristianos en el día de hoy varias enseñanzas que pueden servir de iluminación para situaciones en las que no se presentan respuestas claras o bien son evasivas. Es un imperativo cristiano presentar un mensaje íntegro como lo hizo Nahúm al responder a las exigencias históricas de su tiempo.

1. Dios es justo y desea que la justicia exista entre todos los seres humanos; por esa razón cualquier intento de gobierno o nación alguna que se enseñoree sobre otros convirtiéndolos en colonias abastecedoras para la producción de sus riquezas es rechazado por Jehová, quien es Dios Vengador y que en su tiempo hará justicia definitiva sobre aquellos que se han levantado para hacer mal contra él.

2. Dios es fiel al pacto hecho con su pueblo y dicha fidelidad no depende de la actitud de sus seguidores ni actúa de manera retributiva, sino que por su buena voluntad y su misericordia es consecuente con sus propósitos salvadores, por lo tanto no permitirá que los poderosos permanezcan indefinidamente creyendo que no hay Dios y haciéndose a sí mismos dioses.

3. Dios es soberano sobre todos los reinos de la tierra, por esta razón él interviene en los hechos que cambian la historia de opresión y sufrimientos que pueblos enteros han padecido. Sus acciones están estrechamente relacionadas con su propósito eterno. En su soberanía Dios no es arbitrario ni caprichoso, por el contrario, sus acciones dejan ver la santidad, la justicia y el amor que le son característicos.

4. Dios es directo en sus juicios, cuestiona la legitimidad alcanzada por gobiernos injustos que han edificado imperios sobre la sangre de los débiles, que sus estructuras y organizaciones han alcanzando tal estabilidad que son consideradas por ellos mismos y por otros como eternas. Jehová en su tiempo demuestra la futilidad de dichas estructuras, lo inútil de sus logros, porque no han correspondido con la existencia de la paz tan anhelada por los pueblos.

5. La voz del profeta Nahúm es un grito anhelado por aquellos que confían en Jehová, aquellos oprimidos que creen en la acción del Dios celoso y vengador contra los que maquinan el mal creando condiciones difíciles para la verdadera comunión entre los hombres y de estos con Dios; es un grito de esperanza que no puede dejarse pasar inadvertido, pues el anuncio de Nahúm fue verificado históricamente en la destrucción de Nínive, confirmando así la fe en la actuación de Jehová en la historia.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Un nudo en la sábana

En una junta de padres de familia de cierta escuela, la Directora resaltaba el apoyo que los padres deben darle a los hijos. También pedía

Artículo Completo

Alumbra

Hace cientos de años, había un hombre en una ciudad de Oriente. Un hombre que una noche caminaba por las oscuras calles llevando una lámpara

Artículo Completo