Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Nahum 1: La ira vengadora de Dios

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

La liberación ha llegado

Es un versículo que sirve de conclusión para el primer capítulo o de introducción para el segundo. He aquí es una forma típica para empezar un nuevo discurso.

Por primera vez se menciona por nombre a Judá. Ahora queda identificado el recipiente de las bendiciones. Una idea que predomina en la comprensión de este pasaje es que la acción de la venganza de Jehová es una demostración más de la fidelidad hacia Judá. ¿En qué sentido puede entenderse esta fidelidad? Nahúm presenta el cuadro de un mensajero que al venir por los montes que rodean Jerusalén ¡…anuncia la paz! El evangelio (buenas noticias) es un hecho: Dios ya ha actuado en la historia. Se ha dicho que la existencia de un imperio como Asiria significó dolor y sufrimiento para el pueblo de Dios, por lo tanto él, manteniéndose fiel a su compromiso con este pueblo, destruiría a sus enemigos. La llegada de la paz no significaría la ausencia de conflictos sino el bienestar integral y colectivo, el cual podía crear condiciones favorables para que el pueblo volviera a celebrar sus fiestas y a cumplir con sus votos. Nahúm conoció los efectos de las reformas de Josías, una de las cuales consistió en recuperar espacios perdidos para la adoración y el regreso al templo para efectuar las prácticas que evidenciaran la búsqueda de Dios. Es por esta razón que el profeta ve en la destrucción del imperio un elemento que ayudará a que el pueblo de Dios renueve su fe. Es probable que históricamente la acción vengadora de Dios no diera los resultados esperados; sin embargo esto no le resta validez al anuncio de Nahúm acerca de la justicia que el Dios vengador va a ejercer.

Instinto materno

El instinto materno es proteger siempre a los bebés de cualquier peligro o temor. Las palabras usadas aquí muestran cómo una gallina protege a sus pollitos debajo de sus alas en un momento de peligro o en una lluvia fuerte. La idea es que Dios es un refugio para los que buscan protección en él. La palabra refugio no expresa bien toda la idea del heb. Un refugio implica un escondite para protegerse. Las palabras traducidas y conoce a los que en él se refugian se traducen mejor como “y conoce a los que se acercan a él”. Los que están cerca de Dios están en plena vista de todos. Dios no nos salva y protege para escondernos del mundo, sino para que nosotros mostremos al mundo nuestra fidelidad hacia él.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Éxodo 23: Leyes humanitarias

Antes del hallazgo arqueológico de Ugarit, se ofrecían varias interpretaciones del versículo: (1) El posible concepto de la santidad de la leche, (2) la prohibición de usar

Artículo Completo