Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Miqueas 1: Lamento sobre Samaria y Jerusalén

Observamos que Laquis sería culpable de haber introducido el pecado (quizás la idolatría) en Sion. Este término hija de Sion se ve nueve veces en el libro de Miqueas. Se refiere así en general a Jerusalén. Sion en heb. tiene referencia a un lugar asoleado o brillante; a veces se refiere a toda Jerusalén, otras veces a la antigua ciudad de David. En el día de hoy identifica la colina al poniente de la antigua ciudad.

A Morésetgat se le daría su dote o regalos de despedida. Sería de otro ahora. Esto habrá herido especialmente a Miqueas porque era de allí. Maresa en heb. es algo similar a la palabra “conquistador”. El pueblo cuyo significado será “posee” siendo conquistado, vendría a ser la “posesión” de Senaquerib. La gloria de Israel se iría a Adulam por la invasión asiria. Adulam es famosa por su cueva donde buscó refugio David cuando fue perseguido por Saúl. Y así la magnificencia y manifestación de la presencia de Dios se iría a meter en un escondrijo de oscuridad. Se notan también los símiles. Dice gimiendo como los chacales… y luego ensancha tu calva como la del buitre (o quizás águila). Estos símiles son comunes en el estilo del AT y de la poesía hebrea, y describen aquí las indicaciones de gran tristeza y duelo.

Como escribió el compositor William Cowper: “En sendas misteriosas Dios se mueve, y su poder se muestra en la oscuridad, do brilla su saber. La ciega incredulidad pretende trastornar los planes del eterno Dios; burlada ha de quedar”.

La profecía verdadera

1. Hoy día se necesitan personas con corazones confiados en Dios y pies plantados en la realidad del mundo. La profecía verdadera tiene su enfoque en los pecados individuales y sociales. Es una palabra de Dios pertinente a la vida en cuanto a asuntos éticos y espirituales.

2. El estudio del contexto histórico es esencial para cualquier clase de literatura bíblica. De manera especial es importante al estudiar los escritos de los profetas. Los profetas no proclamaron una filosofía abstracta sino un mensaje según la realidad diaria en la cual vivían.

3. El reto de las ciudades. Miqueas era de un pueblo, Moréset. Al contemplar los terribles pecados de su pueblo señaló la influencia de las capitales de Samaria y Jerusalén. Si las ciudades eran tan importantes en el siglo VIII a. de J.C., cuánto más lo son en el siglo XXI. Las iglesias deben actuar para responder al reto moral y espiritual que nos ofrecen las ciudades en la actualidad.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.

  • Job 5: Al necio lo mata la ira

    Job 5:14 De día tropiezan con tinieblas; a mediodía andan a tientas, como de noche. Job 5:15 Él libra de…
  • Jeremías 4: La amargura

    Jeremías 4:19 ¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí;…
  • Isaías 4: La purificación y gloria de Sion

    La purificación y gloria de Sion El paso de la sección anterior a la presente es abrupto. Aparentemente no tiene…
  • El sembrador

    En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era…