Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Milagro en el Rí­o Kwai

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En la segunda guerra mundial, los soldados escoceses fueron forzados por sus captores japoneses trabajar en los rieles del ferrocarril en la selva. Por el mal trato de los japoneses, el comportamiento de los soldados escoceses habí­a degenerado a un estado bárbaro. Pero una tarde algo pasó. Se habí­a perdido una pala.

El soldado japonés encargado se enfureció y demandó que se produjera la pala o él harí­a quién sabe qué. Cuando nadie en el escuadrón se movió, el oficial sacó su pistola y amenazó matar a todos en ese momento. Fue obvio que el oficial estaba hablando en serio.

Fue cuando un hombre dió un paso al frente. El oficial guardó su pistola, tomó una pala y golpeó al hombre hasta que falleció.

Después, los sobrevivientes escoceses tomaron al hombre muerto para hacer el segundo chequeo de las herramientas. Esta vez encontraron que no se habí­a perdido la pala. La verdad es que alguien no contó bien la primera vez.

El asunto corrió por todo el campamento un hombre inocente estaba de buena voluntad sacrificando su vida por los demás. Este incidente tuvo un efecto profundo en los escoceses. Los soldados empezaron a tratar a los demás como si fueran hermanos. Cuando los aliados victoriosos entraron, los sobrevivientes, esqueletos humanos, se pusieron en fila al frente de sus captores y, en vez de atacarles, insistieron, «No más odio. No más matanza. Lo que necesitamos ahora es el perdón».

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Relaciones perfectas

Cada situación que vives con otra persona es la perfecta y necesaria para tu evolución, por ello es importante que no te aferres a emociones negativas como

Artículo Completo

Castillo oriental

En un castillo oriental se encontraron con la muerte de uno de sus guardianes y fue preciso encontrar un substituto. El gran Maestro convocó a todos los

Artículo Completo

El anciano Diácono

Le llamaremos Juan. Está despeinado, descalzo, su camisa agujereada; su pantalón anda por las mismas. Así vistió durante sus cuatro años de estudios universitarios. Es brillante… mas,

Artículo Completo