Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mi ángel guardián

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Había una vez una pequeña niña sentada en un parque. Todos pasaban por su lado y nunca nadie se detenía a preguntarle que le pasaba. Vestida con un traje descolorido, zapatos rotos y sucios, la niña se quedaba sentada mirando a todo el mundo pasar. Ella nunca trató de hablar, y jamás dijo una palabra.

Al día siguiente decidí volver al parque a ver si la niña aún estaba ahí. Faltando pocos metros, la vi sentada en el mismo lugar en el que estaba ayer, con la misma mirada de tristeza en sus ojos.

Me dirigí hacía ella; al acercarme noté que en su espalda había una joroba. Ella me miró, y su mirada me rompió el alma. Me senté a su lado y sonriendo le dije «hola».

La pequeña me miró sorprendida y con una voz muy baja respondió a mi saludo. Hablamos hasta que los últimos rayos de sol desaparecieron. Cuando nos quedamos sólo nosotros dos y teniendo a la luna como lumbrera le pregunté por qué estaba tan triste.

Ella me miró y con lágrimas en los ojos me dijo:
— Porque soy diferente.

Yo respondí con una sonrisa:
— Lo eres.

Y ella dijo aún más triste:
— Lo sé.

Entonces yo le contesté:
— Pequeña, ser diferente no es malo. Tú me recuerdas a un ángel, dulce e inocente.

Ella me miró, sonrió y por primera vez sus ojos brillaron con la luz de la alegría.
Despacio ella se levantó y dijo:
— ¿Es cierto lo que acabas de decir?

— Sí -le respondí… Eres como un pequeño ángel guardián enviado para proteger a todos los que caminan por aquí.

Ella movió su cabeza afirmativamente y sonrió.
Ante mis ojos algo maravilloso ocurrió. Su joroba se abrió y dos hermosas alas salieron de ahí. Ella me miró sonriente y dijo:

— Yo soy tu ángel guardián.

No sabía que decir. Ella me dijo:
— Por primera vez pensaste en alguien más. Mi misión está cumplida.
Yo me levanté y pregunté por qué nadie la había ayudado.

Ella me miró y sonriendo dijo:
— Tú eres la única persona que podía verme. Y ante mis ojos desapareció.

Después de ese encuentro mi vida cambió drásticamente. Cuando pienses que sólo te tienes a ti mismo, recuerda que tu ángel guardián está siempre pendiente de ti. Siempre hay alguien que necesita tu ayuda.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Huellas doradas

Martín había vivido gran parte de su vida con intensidad y gozo. De alguna manera su intuición lo había guiado cuando su inteligencia fallaba en

Artículo Completo

Mil perritos

Se dice que hace tiempo, en un pequeño pueblo, había una casa abandonada. Cierto día, un perrito, logró meterse por un agujero de una de

Artículo Completo

El efecto 99

Esta era una vez un rey que estaba en busca de la felicidad ya que aun cuando tenía todos los placeres a su alcance debido

Artículo Completo

El valor y el miedo

En un lejano pueblo y hace muchos años, vivía Sabrina, una pequeña niña que era muy querida por todos los vecinos. Ella había sabido ganarse

Artículo Completo