Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mi amigo

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

El campo de batalla no podía ser más cruento. Mi amigo no ha regresado del campo de batalla, señor, solicito permiso para ir a buscarlo –dijo un soldado a su teniente.

— Permiso denegado, –replicó el oficial– no quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto.

El soldado haciendo caso omiso de la prohibición, salió, y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.

El oficial estaba furioso.

— Le dije que había muerto. ¡Ahora he perdido a dos hombres! Dígame, merecía la pena ir allá para traer un cadáver?

Y el soldado, moribundo, respondió:

— ¡Claro que sí, señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo decirme, ‘!Estaba seguro de que vendrías!’

Un amigo es aquel que permanece a tu lado, y llega cuando todo el mundo se ha ido.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Por qué no hiciste nada

Se hallaba un sacerdote sentado en su escritorio junto a la ventana, preparando un sermón sobre la providencia. De pronto oyó algo como una explosión,

Artículo Completo

Un favor

Un joven que se había ido a la guerra, después de varios meses, se comunica con sus padres telefónicamente diciéndoles: — Todo esta bien por

Artículo Completo

Agradecer la vida

Ante toda etapa que concluye, ante toda tarea cumplida, se impone un grato sentimiento de bienestar y, por qué no, de gratitud: la vida fluye

Artículo Completo