Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mecánico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Una vez iba un hombre en su automóvil por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto, su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar lo que tenía el auto pues hacía muchos años que lo conducía, sin embargo después de mucho rato se dio cuenta de que no encontraba el daño del motor. En ese momento apareció otro auto, del cual bajó un hombre a ofrecerle ayuda, aunque no parecía mecánico.

El dueño del primer auto dijo:

– Mira, este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú sin ser el dueño puedas hacer algo.

El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo:

– Bueno, haz el intento pero no creo que puedas pues este es mi auto.

El segundo hombre echó manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.

El primer hombre quedó atónito y preguntó:

– ¿Como pudiste arreglar el auto si es mi auto?

El segundo hombre contestó:

– Verás, mi nombre es Felix Wankel…. yo inventé el motor rotatorio que usa tu auto!

Cuantas veces le decimos a Dios: esta es mi vida, este es mi destino, esta es mi casa. Al enfrentarnos a los problemas y a los días difíciles creemos que nadie nos podrá ayudar pues “es mi vida”.

Te voy a hacer unas preguntas:

¿Quién hizo la vida? ¿Quién hizo el tiempo? ¿Quién creó la familia?.

Solo aquel que es el autor de la vida y el amor, puede ayudarte cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.

“De tal manera que digamos confiadamente: El Señor es mi ayudador; no temeré Lo que me hará el hombre.” Hebreos 13:6

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

Campo del amor fraterno

Un padre dejó como herencia a sus hijos un campo de trigo. Los dos hermanos se dividieron el campo en partes iguales. Uno era rico y soltero,

Artículo Completo

El almendro y la abubilla

Alto y triunfante, muy erguido y apuntando hacia el cielo, un almendro sobresalía en el huerto. Se sentía feliz cuando los agraciados cotorritos, con sus vivaces colores,

Artículo Completo

Jesús es ungido en Betania

Estando Jesús en Betania, donde vivía Lázaro a quien Jesús resucito, en casa de Simón el leproso, se le dispuso una cena. Marta servía, y Lázaro era

Artículo Completo

Los cobardes

Una vez, Confucio caminaba junto a un discípulo por unas montañas de tupida arboleda. Sentían mucha sed, por lo que mandó a su alumno que bajara al

Artículo Completo