Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mateo 22: Gozo y juicio

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

22.17 Se requería que los judíos pagaran impuestos para sostener al gobierno. Los judíos aborrecían esto porque el dinero iba directamente al tesoro del César, donde parte sufragaba los gastos de los templos paganos y el estilo de vida decadente de los romanos aristócratas. La imagen del César en las monedas era un recordatorio permanente de la sujeción de Israel a Roma.

22.19 El denario era el salario de un día de trabajo.

22.21 Jesús no cayó en la trampa y mostró que tenemos doble ciudadanía (1Pe_2:17). La ciudadanía terrenal requiere que paguemos los servicios y beneficios recibidos. La del reino de los cielos requiere que ofrezcamos a Dios obediencia y consagración.

22.23ss Como los fariseos y herodianos no pudieron atrapar a Jesús, los saduceos con disimulo lo intentaron. No creían en la resurrección porque el Pentateuco (Génesis a Deuteronomio) no tiene una enseñanza directa al respecto. Los fariseos no habían podido hacer uso de un argumento convincente tomado del Pentateuco para defender la resurrección, y los saduceos pensaron que tenían atrapado a Jesús. Pero este les demostró lo contrario (véase en 22.31, 32 la respuesta de Jesús).

22.24 Si desea mAs información sobre Moisés, véase su perfil en Exodo 14.

22.24 La ley decía que cuando el esposo moría sin dejar un hijo, el hermano soltero del hombre tenía la responsabilidad de casarse con la viuda y cuidarla (Deu_25:5-6). Así protegían a esas mujeres, que por lo general no tenían otros medios para vivir.

22.29, 30 Los saduceos preguntaron cómo sería el matrimonio en la eternidad. Jesús les respondió que era mAs importante comprender el poder de Dios que conocer cómo serA el cielo. En cada generación y cultura, los puntos de vista acerca del cielo o la vida eterna tienden a basarse en imAgenes y experiencias de la vida presente. Jesús manifestó que estos puntos de vista errados tienen como origen el desconocimiento de la Palabra de Dios. No debemos considerar la eternidad enmarcada en nuestras ideas ni entender a Dios en términos humanos. Debiéramos concentrarnos mAs en nuestra relación con Dios que en saber cómo es el cielo. Con el tiempo lo sabremos, y veremos que es infinitamente mejor que nuestras expectativas.

22.31, 32 Tomando en cuenta que los saduceos solo aceptaban el Pentateuco, Jesús respondió en base a Exodo (3.6). Dios no diría: «Yo soy el Dios de tus padres», si pensaba que Abraham, Isaac y Jacob estaban muertos. Desde la perspectiva de Dios, ellos vivían. Jesús usó un tiempo verbal presente para referirse a la resurrección y la vida eterna que todos los creyentes disfrutan en El.

22.34 Uno podría pensar que los fariseos se alegraron al ver silenciados a los saduceos. La pregunta con la que los saduceos siempre los atrapaban había sido al fin contestada por Jesús. Pero los fariseos eran demasiado orgullosos para mostrarse impresionados. La respuesta de Jesús les daba una victoria teológica sobre los saduceos, pero estaban mAs interesados en acaban con Jesús que en aprender una verdad.

22.35-40 Los fariseos, que habían logrado clasificar unas seiscientas leyes, con frecuencia trataban de distinguir entre lo mAs importante y lo menos importante. De modo que uno de ellos «experto en leyes» le pidió a Jesús que identificara la ley mAs importante. Jesús citó Deu_6:5 y Lev_19:18. Al cumplir estos dos mandamientos, una persona cumplía las restantes, ya que resumen los Diez Mandamientos y las otras leyes morales del Antiguo Testamento.

22.37-40 Jesús dice que si amamos a Dios y a nuestro prójimo por naturaleza guardamos los mandamientos. Esto es mirar la ley de Dios de manera positiva. En vez de estar preocupAndonos de lo que no podemos hacer, debiéramos concentrarnos en aquello que sí podemos hacer para mostrar que amamos a Dios y a los demAs.

22.41-45 Los fariseos, herodianos y saduceos le habían presentado sus preguntas. Ahora Jesús invierte los papeles y les formula una pregunta bien interesante: quién pensaban que era el Mesías. Los fariseos sabían que el Mesías sería un descendiente de David pero no que también sería Dios mismo. Jesús usó el Salmo 110.1 para mostrarles que el Mesías era muy superior a David (Heb_1:13 emplea el mismo texto para probar la identidad de Jesús). La pregunta mAs importante que hemos de responder es qué creemos acerca de Cristo. Las demAs preguntas espirituales son irrelevantes hasta que creemos que Jesús es quien dijo que es.

Mateo 22:1-14

El escritor Olshausen ha dicho que las parAbolas son como piedras preciosas talladas con muchos lados y que arrojan su lustre en diversas direcciones. Esto es aplicable A la de que nos vamos A ocupar. Obsérvese: 1. Que se compara la salvación que el Evangelio ofrece A unas bodas.

El Evangelio provee todo lo que se requiere para satisfacer las necesidades del alma; todo lo que es menester para saciar el hambre y la sed espirituales.

Ofrece en copiosa abundancia la paz de Dios, esperanzas halagüeñas en la vida presente y gloria en la venidera. Jesucristo, el Hijo eterno de Dios, ofrécenos en su amor unirnos A El, restablecernos al seno de la familia de Dios como hijos queridos, revestirnos de su propia justicia, darnos un lugar en su reino, y presentarnos puros y sin mancha ante el trono de su Padre en el último día. El Evangelio es, en una palabra, pan al hambriento, gozo al dolorido, asilo al desvalido, amparo al errante.

Deja una respuesta

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El árbol de los problemas

El carpintero que había contratado para ayudarme a reparar mi vieja granja, acababa de finalizar su primer día de trabajo muy duro. Su cortadora eléctrica se había

Artículo Completo

El más amado

Cierto día un celebre periodista consiguió una entrevista con Dios Padre. Lo primero que le llamo la atención es lo joven que era el Creador. De Viejecito

Artículo Completo

Por favor mami y papi

Mis manos son pequeñas y por eso se me derrama la leche aunque no quiera. Mis piernas son cortas, por favor espérenme y caminen más despacio, así

Artículo Completo