Mateo 20: El Propietario busca obreros

FALSA Y VERDADERA AMBICIÓN

Mateo 20:20-28

Por aquel tiempo vino a Jesús la madre de los hijos de Zebedeo con sus hijos, y se arrodilló delante de Él pidiéndole algo. Y Jesús le preguntó:

-¿Qué quieres?

Dispón -Le dijo ella- que estos dos hijos míos se sienten uno a Tu derecha y otro a Tu izquierda en Tu Reino.

-Tú no sabes lo que pides -le contestó Jesús-. ¿Podéis vosotros beber la copa que Yo he de beber?

-Podemos. Le contestaron. Y Él les dijo:

-Mi copa habréis de beber; pero el sentaros a Mi derecha y a Mi izquierda no Me corresponde a Mí concederlo, sino pertenece a los que Mi Padre se lo ha asignado.

Cuando los otros diez discípulos se enteraron de esto, se enfadaron mucho con los dos hermanos. Jesús los llama para que se Le acercaran, y les dijo:

-Ya sabéis que los gobernantes de los gentiles ejercen señorío sobre ellos, y que sus grandes hombres tienen autoridad sobre ellos. Pero entre vosotros no será así, sino que el que quiera demostrar que es grande entre vosotros debe ser vuestro siervo; y el que quiera ocupar un lugar preeminente será vuestro esclavo, de la misma manera que el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar Su vida en rescate por muchos.

Aquí vemos en acción la ambición mundana de los discípulos. Hay una pequeña diferencia muy reveladora entre los relatos de este incidente de Mateo y de Marcos. En Mar_10:35-45 , son Santiago y Juan los que vienen a Jesús con esta petición. En Mateo, es su madre. Se sugiere que la razón para este cambio es que Mateo escribía veinticinco años después que Marcos; para entonces, se les había colocado a los discípulos una especie de halo de santidad. Mateo no quería mostrar que Santiago y Juan habían sido culpables de ambición mundana, así es que coloca la solicitud en labios de la madre de ellos más que en los de ellos mismos.

Puede que hubiera una razón muy natural para esta petición. Es probable que Santiago y Juan fueran parientes cercanos de Jesús. Mateo, Marcos y Juan nos dan la lista de las mujeres que estaban al pie de la Cruz. Vamos a ponerlas por orden.

La lista de Mateo es:

María Magdalena, María la madre de Santiago y de José, y la madre de los hijos de Zebedeo Mat_27:56 ).

La lista de Marcos es:

María Magdalena, María la madre de Santiago el Menor y de José, y Salomé Mar_15:40 ).

La lista de Juan es:

La Madre de Jesús, la hermana de Su Madre, María la mujer de Cleofás, y María Magdalena (Joh_19:25 ).

María Magdalena aparece en todas las listas; María la madre de Santiago y José debe de ser la misma que María la mujer de Cleofás; por tanto, la tercera mujer se describe de tres maneras diferentes. Mateo la llama la madre de los hijos de Zebedeo; Marcos la llama Salomé, y Juan la llama la hermana de la madre de Jesús. Así que se nos dice que la madre de Santiago y Juan se llamaba Salomé, y que era hermana de María la Madre de Jesús. Eso quiere decir que Santiago y Juan eran primos hermanos de Jesús; puede ser que creyeran que su parentesco les daba derecho a un lugar especial en Su Reino.

Este es uno de los pasajes más reveladores del Nuevo Testamento. Arroja luz en tres direcciones.

Primero, ilumina a los discípulos. Nos dice tres cosas acerca de ellos. (a) Nos habla de su ambición. Todavía estaban pensando en términos de recompensas y de distinciones personales; y en el éxito personal sin el sacrificio personal. Querían que Jesús, por decreto real, les asegurara una vida de príncipes. Todos tenemos que aprender que la verdadera grandeza reside, no en el dominio, sino en el servicio; y que en cualquier esfera, el precio de la grandeza ha de ser pagado.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario