Mateo 1: El linaje del Rey

Mateo 1:19 Y José su marido, siendo un hombre justo y no queriendo difamarla, quiso abandonarla en secreto.

Mateo 1:20 Pero mientras pensaba en esto, he aquí que se le apareció en sueños un ángel del Señor, diciendo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que se ha engendrado en ella es del Espíritu Santo.

Mateo 1:21 Y dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque El salvará a su pueblo de sus pecados.

Mateo 1:22 Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había hablado por medio del profeta, diciendo:

Mateo 1:23 HE AQUI, LA VIRGEN CONCEBIRA Y DARA A LUZ UN HIJO, Y LE PONDRAN POR NOMBRE EMMANUEL, que traducido significa: DIOS CON NOSOTROS.

Mateo 1:24 Y cuando despertó José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer;

Mateo 1:25 y la conservó virgen hasta que dio a luz un hijo; y le puso por nombre Jesús.

Mateo 1:1-25

El título del Evangelio de Mateo, según las autoridades más antiguas, es “Evangelio según Mateo”, o sencillamente “Según Mateo”. Aun el texto en griego, publicado por las Sociedades Bíblicas, tiene “según Mateo”. Sorprendentemente la versión de 1960 de ReinaValera incorpora dos términos extrabíblicos: “El Santo Evangelio según San Mateo”. Estos términos fueron agregados por influencia de la Iglesia Católica Romana. Felizmente, nuestra versión usa el título más antiguo y más correcto. “Según Mateo” implica que había otros Evangelios y que éste es según el punto de vista particular de Mateo, habiendo seleccionado los eventos y enseñanzas a incluirse de acuerdo con su propósito.

I EL ORIGEN Y PRIMEROS AÑOS DE LA VIDA DEL REY, 1:1-2:23

1 Un plan divino : la genealogía, 1:1-17

La primera frase del Evangelio introduce directamente el tema que Mateo quiere destacar a través de su narración. La primera pregunta que un judío haría a cualquiera que pretendiera ser el Mesías sería: ¿Eres judío (hijo de Abraham) e hijo de David? Mateo contesta esa pregunta en la forma más convincente. Demuestra que Jesús es el Mesías quien descendió directamente del linaje real de David y de la simiente de Abraham. Además, muestra que Jesús es el cumplimento de las promesas de pacto hechas a Abraham (Gen_12:1-3), padre de la nación judía, y a David, con el cual establece el reino eterno de Dios (2Sa_7:16). Dios prometió dar un hijo a Abraham y a David. En cada caso y en muchos sentidos, los dos padres fueron desilusionados por sus hijos, pero Jesús cumple lo que Isaac y Salomón no cumplieron. Jesucristo tiene pleno derecho de sentarse en el trono eterno de David y reinar sobre el pueblo de Dios.

Libro de la genealogía probablemente se refiere solamente a los vv. 2 al 17, no a todo el Evangelio. “Genealogía” es la transliteración del término griego génesis G1078 . Se usa también en 1:18, donde se traduce “nacimiento”. El término sugiere un nuevo comienzo, como el “génesis” original en el libro canónico que lleva ese nombre. En Jesucristo, Dios inicia una nueva etapa, una nueva creación, un nuevo pueblo.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario

  • Saber envejecer

    Una mujer de 92 años era trasladada a una residencia de ancianos, tras un largo tiempo de espera para ser…
  • Metas que enriquecen

    El primer paso hacia el éxito es soñar exactamente lo que queremos en la vida y el negocio. Hagámonos las…
  • Fe y paraguas

    En un pueblito de zona rural, se produjo una larga sequía que amenazaba con dejar en la ruina a todos…
  • La alegría de dar

    Después de admirar una pintura en la casa de una mujer, me sorprendió su generosidad cuando la bajó y me…