Marcos 7: Limpio e inmundo

7.10, 11 Los fariseos usaban a Dios como excusa para no ayudar a sus familiares, sobre todo a sus padres. Creían que era más importante dar dinero al templo que ayudar a los padres necesitados, no obstante que la Ley de Dios dice específicamente que debemos honrar a padre y madre (Exo_20:12) y cuidarlos en sus necesidades (Lev_25:35-43). (Para una explicación de Corbán, véase la nota a Mat_15:5-6.)

Debemos dar dinero y tiempo a Dios, pero nunca debemos usar a Dios como excusa para dejar de cumplir nuestros deberes. Ayudar a quienes lo necesitan es una de las formas más importantes para honrar a Dios.

7.18, 19 ¿Nos preocupa más la dieta que el alma? Según interpretaban las leyes sobre la comida (Levítico 11), los judíos creían que podían ser puros delante de Dios por lo que dejaban de comer. Pero Jesús dijo que el pecado comienza en las actitudes y en las intenciones de la persona. No abrogó la ley, sino que pavimentó el camino para el cambio aclarado en Act_10:9-29 cuando Dios quitó las restricciones culturales respecto a la comida. Los hechos externos no nos purifican, sino que llegamos a ser puros en lo interior cuando Cristo renueva nuestras mentes y nos conforma a su imagen.

7.20-23 Una mala acción comienza con un simple pensamiento. Nuestros pensamientos pueden contaminarnos, llevándonos al pecado. Si damos cabida a pensamientos de lujuria, envidia, odio y revancha, nos guiarán a cometer malas acciones. Dios permita que no nos vuelvan indignos ante El. Por eso Pablo aconseja en Phi_4:8 : «Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad».

7.24 Jesús viajó unos 45 km hasta Tiro y de ahí fue a Sidón. Eran dos ciudades portuarias del Mediterráneo, al norte de Israel. Ambas poseían un floreciente comercio y eran prósperas. En los días de David, Tiro mantenía relaciones amistosas con Israel (2Sa_5:11), pero tiempo después la ciudad llegó a ser famosa por su maldad. Su rey afirmaba ser Dios (Eze_28:1ss). Tiro se regocijó con la destrucción de Jerusalén en 586 a.C. porque sin su competencia, el comercio y las utilidades de Tiro aumentarían. Fue en medio de esta cultura materialista y pecaminosa que Jesús llevó su mensaje. Es interesante que enfatizara la importancia de la pureza interna, precisamente antes de visitar Tiro.

7.26 Marcos la llama sirofenicia y Mateo la llama cananea. La designación de Marcos hace referencia a su trasfondo político. Su audiencia romana podría identificarla con facilidad por la parte del imperio de donde procedía. La descripción de Mateo se creó para su audiencia judía, los que recordaban a los cananitas como acérrimos enemigos cuando Israel se estableció en la tierra prometida.

7.27, 28 Perrillo se refiere a una pequeña mascota, no a un animal que anda suelto comiendo carroña. Jesús simplemente quería explicar que su prioridad era alimentar a los hijos (enseñar a sus discípulos), no permitir a las mascotas interrumpir la comida familiar.

La mujer no discutió. Usando los términos que Jesús escogió, declaró que estaba dispuesta a que la consideraran una interrupción mientras recibiera la bendición de Dios para su hija. Es irónico, pero muchos judíos perdieron la bendición y la salvación de Dios porque rechazaron a Jesús, mientras que muchos gentiles encontrarían la salvación reconociendo a Jesús.

7.29 Este milagro muestra que el poder de Jesús sobre los demonios es tan grande que El no necesita estar presente físicamente para liberar a alguien. Su poder trasciende las distancias.

7.36 Jesús le pidió a la gente que no divulgara la noticia de su sanidad porque El no quería que lo vieran simplemente como alguien que hacía milagros. No quería que la gente perdiera su verdadero mensaje. Si enfatizamos lo que Cristo puede hacer por nosotros, olvidaremos escuchar su mensaje.

RELATOS DEL EVANGELIO QUE APARECEN SOLO EN MARCOS

4.26-29: Parábola de la semilla que crece

Trascendencia : Debemos depositar la semilla del evangelio en otras personas, pero solo Dios la hará crecer en sus vidas.

7.31-37: Jesús sana a un sordo y tartamudo

Trascendencia : Jesús se ocupa tanto de nuestras necesidades físicas como de nuestras necesidades espirituales.

8.22-26 : Jesús sana al ciego de Betsaida

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario