Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Marcos 4: Enseñando por parábolas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Los discípulos andaban con Jesús, pero lo subestimaban. No comprendían que su poder se aplicaba también a aquella situación. Jesús ha estado con nosotros durante veinte siglos y pese a ello, al igual que los discípulos, subestimamos su poder en cuanto a resolver las crisis de nuestras vidas. Los discípulos todavía no conocían bien a Jesús, pero nosotros no tenemos la misma excusa.

El poder sobre la naturaleza

El primero del grupo de milagros es uno ante la “naturaleza”. Jesús, quien ya se había mostrado como Señor sobre los demonios y las enfermedades, ahora se hacía ver como Señor sobre la naturaleza. El relato está lleno de detalles dados por un testigo ocular (p. ej. el cabezal del v. 38). Nos parece poder ver la tormenta sobre el lago y a los horrorizados discípulos (¿sería un cuadro de la iglesia perseguida en Roma, o en nuestras tierras de hoy?). Los discípulos asustados implícitamente reprendieron a Jesús (38), y él reprendió al viento y a la tormenta, y éstos obedecieron sus órdenes (39). Ninguno más que el Creador mismo hubiera podido hacer esto. En el AT sólo Dios es el que causa tormentas y las calma. Los discípulos, a medias, comprendieron la verdad y estaban demasiado horrorizados para expresarla (41). La principal lección para nosotros en la reprensión de Jesús a sus discípulos era su falta de confianza en él. Tenemos que aprender a confiar completamente, aunque nuestra obediencia nos conduzca hacia las tormentas, sean éstas persecución u otra cosa. (Fue Jesús, y no los discípulos, quien sugirió cruzar el lago; ellos no estaban fuera de la voluntad del Señor.) A veces asumimos que las tormentas muestran desobediencia, pero esto no siempre es cierto.

Algunos dirán que el decir esto es “espiritualizar” un milagro que tuvo que ver con calmar una tormenta sobre el lago. Piensan que debemos confiar en Jesús para calmar las tormentas mismas y salvarnos cuando estamos de viaje. Por supuesto, Dios puede hacer lo que él quiere, pero para Pablo Dios no calmó la tormenta (Hech. 27) a pesar de que Pablo era un hombre de enorme fe. En esta ocasión los discípulos tuvieron poca fe, de manera que el calmar o no calmar una tormenta no parece depender de la fe, sino de la voluntad de Dios. Dios fortaleció a Pablo para que pudiera aguantar las tormentas con una fe quieta. Dios, a ve ces, nos libra de los problemas; o nos salva durante los problemas; o nos salva de la muerte física; o usa nuestra muerte para glorificar su nombre. ¿Acaso, también podríamos reprender a los vientos y las olas, como lo hizo Jesús? Según los Evangelios, sólo Jesús realizaba milagros de la “naturaleza” (ya que sólo Jesús es Dios), y no hay sugerencia alguna de que él jamás diera este poder a sus discípulos. Sólo Dios puede hacer la obra de Dios.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El derecho de vivir

Por difícil que parezca, siempre hay algo hermoso: Un niño, que después de concebido, tiene derecho a nacer. Veamos estos cinco casos: El padre es

Artículo Completo

El arte de estar bien

Si no queremos enfermar… expresemos nuestros sentimientos. Las emociones y sentimientos ocultos, reprimidos, terminan en enfermedades como la gastritis, úlcera, dolor lumbar y de la

Artículo Completo