Marcos 13: La condenación de la Ciudad Santa

13.32 Cuando Jesús dijo que ni siquiera El conocía el tiempo del fin, afirmaba su humanidad. Por supuesto, Dios el Padre conoce los tiempos y Jesús y el Padre son uno; pero cuando Jesús tomó forma de hombre, voluntariamente desistió del uso ilimitado de sus atributos divinos.

El énfasis de este versículo no está en que Jesús perdió la capacidad de conocer los acontecimientos, sino en el hecho que nadie los conoce. Es un secreto de Dios el Padre. Cristo vendrá cuando El quiera. Nadie puede predecir por las Escrituras ni la ciencia el día exacto cuando Cristo volverá. La enseñanza de Jesús es que se necesita preparación, no cálculo.

13.33, 34 Una boda, el nacimiento de un bebé, alcanzar una carrera, dar conferencias, comprar una casa, requieren meses de planeamiento. ¿Le da usted la misma importancia a la preparación para la venida de Cristo? Este es el acontecimiento más importante en nuestras vidas. Sus resultados serán eternos. No debemos seguir posponiendo esta preparación porque no sabemos cuándo ocurrirá. La única forma de prepararnos es estudiando la Palabra de Dios y viviendo cada día según sus instrucciones. Solo así estaremos preparados.

13.35-37 Todo el capítulo trece de Marcos nos dice cómo vivir mientras esperamos la venida de Cristo: (1) No nos dejemos confundir por declaraciones confusas ni interpretaciones vanas de lo que ocurrirá (13.5, 6). (2) No debemos temer hablar a otros de Cristo, no debe importarnos lo que puedan decirnos ni hacernos (13.9-11). (3) Debemos soportar por fe y no sorprendernos de las persecuciones (13.13). (4) Debemos estar moralmente alertas y obedientes a los mandamientos para vivir fundados en la Palabra de Dios. Este capítulo no se escribió para promover discusiones, sino para estimularnos a vivir de una manera recta para Dios en un mundo donde El casi no se tiene en cuenta.

PROFECIAS DE JESUS EN EL DISCURSO DEL MONTE DE LOS OLIVOS

Tipo de profecía

Referencias del Antiguo Testamento

Otras referencias del Nuevo Testamento

Los postreros tiempos Mar_13:1-23 Mat_24:1-28 Luk_21:5-24

Dan_9:26-27 Dan_11:31 Joel 2.2

Joh_15:21 Rev_11:2 1Ti_4:1, 2

La Segunda Venida de Cristo Mar_13:24-27 Luk_21:25-28 Mat_24:29-31

Isa_13:6-10 Eze_32:7 Dan_7:13-14

Rev_6:12 Mar_14:62 1Th_4:16

En Marcos 13, a veces llamado el discurso del Monte de los Olivos, Jesús habló mucho de dos cosas: de los postreros tiempos y de su Segunda Venida. Al darles estas profecías, no intentaba alentar a sus discípulos a que especularan sobre cuándo exactamente iba a volver. Más bien los exhortó a que estuvieran alertas y preparados para su venida. Si servimos fielmente a Jesús ahora, estaremos listos para su regreso.

Marcos 13:1-8

El capítulo que ahora comenzamos está lleno de profecías, algunas de las cuales se han cumplido, mientras que otras están aún por cumplirse. Dos grandes acontecimientos forman su tema principal: la destrucción de Jerusalén y el fin consiguiente de la dispensación judaica por una parte, y por otra, la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo, y la terminación de las condiciones en que ahora vivimos. La destrucción de Jerusalén aconteció tan solo cuarenta años después de la crucifixión de nuestro Señor. La segunda venida de Cristo está aún por suceder, y quizás vivamos para verla con nuestros ojos.

Capítulos como este deben ser muy interesantes para todo verdadero cristiano. Ninguna historia debería llaMarcos tanto nuestra atención como la historia pasada y futura de la iglesia de Cristo Los principios y la caída de los imperios del mundo son relativamente acontecimientos de poca importancia a los ojos de Dios.

Babilonia, Grecia, Roma, Francia é Inglaterra, son nada para El en parangón con el cuerpo místico de Cristo. La marcha de los ejércitos y las victorias de los conquistadores son meras fruslerías en comparación de los progresos del Evangelio, y del triunfo definitivo del Príncipe de la Paz. ¡Ojalá que recordemos esto al leer las profecías de las Escrituras! «Bendito el que lee 1» Rev. 1.3.

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario