Marcos 13: La condenación de la Ciudad Santa

Aquí Jesús está hablando sin duda de Su Segunda Venida; pero -y esto es importante- reviste la idea en tres cuadros que son parte integrante del aparato del Día del Señor.

(i) Al Día del Señor precedería un tiempo de guerras. 4 Ezr_9:3 declara que antes del Día del Señor habrá

sacudidas de lugares, tumulto de pueblos, maquinaciones de naciones, confusión de gobiernos, intranquilidad de príncipes.

El mismo libro dice en 13:31:

Y vendrá confusión de mente sobre los moradores de la Tierra, y se harán el propósito de guerrear unos contra otros, ciudad contra ciudad, lugar contra lugar, pueblo contra pueblo y reino contra reino.

Los Oráculos Sibilinos prevén que

Un rey captura a otro, y se apodera de su tierra, y unas naciones arrasan a otras y los potentados y gobernadores salen todos huyendo a otra tierra, y la tierra cambia de población, y un imperio bárbaro arrasa Hellas y esquilma de sus riquezas la rica tierra, y los hombres se encuentran frente a frente en lucha (3:633-647).

2 Baruc tiene las mismas ideas. En 27:5-13 este libro concreta doce cosas que precederán a la nueva edad:

En la primera parte estará el principio de las conmociones. En la segunda parte, los asesinatos de los magnates. En la tercera, la caída de muchos por muerte. En la cuarta, el uso de la espada. En la quinta, el hambre y la retención de la lluvia. En la sexta, terremotos y terrores… (Aquí hay un blanco en el manuscrito)… En la octava parte, una multitud de espectros y ataques dé espíritus malos. En la novena, caerá el fuego. En la décima, rapiña y mucha opresión. En la undécima, maldad e impureza. En la duodécima, confusión resultante de la mezcla de todas las cosas que se han mencionado.

Todos los habitantes de la Tierra se verán enfrentados entre sí (48:32).

Y se odiarán unos a otros y se desafiarán unos a otros a la lucha.

Y sucederá que el que consiga sobrevivir a la guerra morirá en el terremoto,

y al que se salve del terremoto le quemará el fuego,

y al que se mantenga a salvo del fuego le destruirá el hambre.

Es abundantemente claro que cuando Jesús .hablaba de guerras y rumores de guerras estaba usando ilustraciones que eran parte integrante de los sueños judíos del futuro.

(ii) Al Día del Señor precedería el oscurecimiento del Sol y de la Luna. El Antiguo Testamento también contiene mucho de esto (Amo_8:9 ; Joe_2:10 ; Joe_3:1 S; Eze_32:7 s; Isa_13:10 ; Isa_34:4 ); de nuevo vemos que la literatura judía popular de tiempos de Jesús también estaba llena de estas cosas:

Entonces se pondrá a brillar repentinamente el Sol durante la noche, y la Luna por el día…

. . . . El curso de las estrellas cambiará (4 Ezr_5:4-7 ).

2 Baruc 32:1 habla del «tiempo en que el Poderoso ha de sacudir toda la creación.» Los Oráculos Sibilinos 3:796-806 hablan de un tiempo en que «aparecerán por la noche hacia los crepúsculos vespertino y matutino espadas en el cielo estrellado… y toda la luz del Sol faltará del cielo al mediodía, y los rayos de la Luna brillarán y volverán a la Tierra, y una señal viene de las rocas con corrientes de gotas de sangre.» La Asunción de Moisés prevé un tiempo cuando

Los cuernos del Sol se romperán y se tornará oscuridad, y la Luna no dará su luz, y se convertirá toda en sangre; y el círculo de las estrellas será trastornado. (10:5).

De nuevo está claro que Jesús estaba usando el lenguaje popular que todo el mundo conocía.

(iii) Era una parte corriente de la imaginería el que los judíos iban a reunirse otra vez en Palestina desde los cuatro puntos cardinales. El Antiguo Testamento mismo abunda en esa idea (Isa_27:13 ; Isa_35:8-10 ; Mic_7:12 ; Zec_10:6-11 ); de nuevo la literatura popular amaba la idea:

Ayúdanos a continuar Sembrando La Palabra de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar las donaciones para continuar con La gran Comisión.


Deja el primer comentario