Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Marcos 1: El principio de la historia

1.12, 13 Satanás es un ángel que se rebeló contra Dios. Es real, no es simbólico, y siempre trabaja en contra de Dios y de quienes lo obedecen. Tentó a Eva en el Edén y la persuadió a pecar; tentó a Jesús en el desierto y no logró que cayera. Ser tentado no es pecado. Tentar a otros o ceder a la tentación sí lo es. Si desea más información acerca de la tentación de Jesús, lea Mat_4:1-11.

1.12, 13 Para identificarse por completo con el ser humano, Jesús tuvo que enfrentar la tentación de Satanás. Ya que Jesús enfrentó la tentación y salió victorioso de ella, puede ayudarnos en dos formas muy importantes: (1) a manera de ejemplo en cómo enfrentar la tentación sin pecar, y (2) como ayudador que sabe qué necesitamos, ya que El pasó por esa misma experiencia. (En Heb_4:15 encontramos más referencias a Jesús y la tentación.)

1.12, 13 Jesús se apartó de la gente y se fue al desierto, donde Satanás lo tentó. La tentación nos resulta mala solo cuando cedemos a ella. No debemos aborrecer los momentos de prueba, porque a través de ellas se fortalece nuestro carácter y Dios nos enseña valiosas lecciones. Cuando enfrentemos a Satanás y tengamos que vérnosla con sus tentaciones y la confusión que nos presenta, recordemos a Jesús. El usó la Palabra de Dios frente a Satanás y triunfó. Nosotros podemos hacer lo mismo.

1.12, 13 Los ángeles son mensajeros celestiales que cumplen la voluntad de Dios o la comunican a los hombres. El término ángel significa mensajero y generalmente identifica al más alto grado de seres espirituales que habitan en la presencia de Dios. Pero también puede referirse a los ángeles de Satanás (Mat_25:41) y parece aplicarse a los pastores que sirven de mensajeros de Dios a las siete iglesias de Asia (Apocalipsis 1-3). La presencia de Dios en forma angélica es obvia en Gen_16:7-14; Gen_22:11-19; Exo_3:2-4; Jdg_2:1; Jdg_6:11-14; Jdg_13:3. La palabra griega ángelos, que en algunos casos se traduce como mensajero, se emplea también para designar a hombres en pasajes como Luk_7:24 y Jam_2:25. Las escrituras declaran que los ángeles son: (1) seres creados (Col_1:16); (2) innumerables (Dan_7:10); (3) de diversos órdenes y rangos (Jud_1:9); (4) poderosos (Psa_103:20); (5) espíritus sin cuerpos materiales (Heb_1:14); (6) libres de limitaciones físicas (Act_12:5-10); (7) sumamente sabios (2Ki_14:20); (8) capaces de presentarse en forma humana (Joh_20:12).

1.14, 15 ¿Cuáles son las buenas nuevas de Dios? Estas primeras palabras de Jesús en Marcos nos dan la esencia de su enseñanza: que el tan esperado Mesías había vino para iniciar el Reino personal de Dios en la tierra. La mayoría de las personas que oyeron este mensaje estaban en la opresión, pobres y sin esperanzas. Las palabras de Jesús fueron buenas nuevas para ellas porque les ofrecían libertad, bendiciones y esperanzas.
1.16 La pesca era la industria más importante en torno al Marcos de Galilea. La pesca con redes era el método más usado. Capernaum, que llegó a ser el nuevo centro de operaciones de Jesús, era en ese tiempo la más grande de alrededor de treinta aldeas de pescadores situadas alrededor del Marcos (Mat_4:12-13).

1.16-20 Se suele pensar que los discípulos de Jesús eran grandes hombres de fe desde que se unieron a Jesús. Pero la verdad es que tuvieron que crecer en la fe de igual modo que cualquier creyente (Mar_14:48-50, Mar_14:66-72; Joh_14:1-9; Joh_20:26-29).
Al parecer, esta no fue la única vez que Jesús llamó a Pedro (Simón), Jacobo y Juan para que le siguieran (en Luk_5:1-11 y en Joh_1:35-42 leemos de otras dos veces). Tardó en que el llamado de Jesús y su mensaje penetraran, pero lo importante es esto: aunque tenían mucho que crecer, le siguieron. Asimismo, tenemos preguntas y vacilaciones, pero nunca debemos dejar de crecer al seguir a Jesús.

1.21 Debido a que el templo en Jerusalén estaba demasiado lejos para que muchos judíos viajaran hasta allí para adorar regularmente, muchos pueblos tenían sinagogas que servían como lugares de adoración y escuelas. Desde los tiempos de Esdras, alrededor de 450 a.C., un grupo de diez familias judías podía fundar una sinagoga. Allí, durante la semana, los niños varones estudiaban la Ley del Antiguo Testamento y la religión judía. Las niñas no se admitían. Cada día de reposo, el Sabat, los hombres se reunían para escuchar la enseñanza de la Palabra de Dios a través de un rabí. Debido a que los rabinos o maestros no eran permanentes, los principales de la sinagoga acostumbraban pedir a los maestros visitantes que hablaran. Por eso Jesús a menudo hablaba en las ciudades que visitaba.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.