Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Marcos 1: El principio de la historia

1.4 Juan decide vivir en el desierto: (1) para mantenerse alejado de las distracciones y poder oír mejor las instrucciones divinas; (2) para lograr la total atención del pueblo; (3) para simbolizar un violento rompimiento con la hipocresía de los líderes religiosos más interesados en sus lujosos hogares y posiciones de autoridad que en la obra de Dios; (4) para dar cumplimiento a las profecías del Antiguo Testamento que decían que Juan sería una «voz que clama en el desierto; preparad camino a Jehová» (Isa_40:3).

1.4 En el ministerio de Juan, el bautismo era una señal visible de que una persona decidía cambiar, dejar su forma de vida de pecado y egoísmo y volverse a Dios. Juan adoptó una conocida costumbre y le dio un nuevo sentido. Los judíos a menudo bautizaban gentiles, los que se convertían al judaísmo. Pero bautizar a un judío como señal de arrepentimiento fue una radical desviación de la costumbre judía. La iglesia primitiva le dio al bautismo un significado mayor, al asociarlo con la muerte y resurrección de Jesús (véanse, por ejemplo, Rom_6:3-4; 1Pe_3:21).

1.5 El propósito de la predicación de Juan fue preparar al pueblo para aceptar a Jesús como el Hijo de Dios. Cuando Juan lanzó al pueblo el reto de confesar sus pecados individualmente, señaló el comienzo de una nueva forma de tener relación con Dios.

¿Es necesario que usted cambie antes de oír y entender el mensaje de Jesús? La gente tiene que reconocer que necesita el perdón antes que pueda aceptar el perdón; el verdadero arrepentimiento debe producirse antes de que la persona tenga verdadera fe en Jesucristo. Como preparación para recibir a Cristo, debemos arrepentirnos y renunciar a las atracciones del mundo que llevan a la muerte, a las tentaciones pecaminosas y a las actitudes perniciosas.

1.6 La vestimenta de Juan no era precisamente el último grito de la moda de aquellos días. Se vestía como el profeta Elías (2Ki_1:8) para distinguirse de los líderes religiosos cuyas largas túnicas reflejaban el orgullo que sentían por su posición (2Ki_12:38). La sorprendente apariencia de Juan reflejaba su extraordinario mensaje.

1.7, 8 Aunque Juan era el primer profeta genuino en cuatrocientos años, Jesús el Mesías sería infinitamente mejor que él. Juan puntualizó cuán pequeño era ante Aquel que venía. No se consideraba digno ni siquiera de realizar para El las tareas más humildes, como desatar la correa de sus sandalias. Lo que Juan comenzó, Jesús lo finalizó. Lo que Juan preparó, Jesús lo realizó.

1.8 Juan dijo que Jesús bautizaría con el Espíritu Santo y fuego y que enviaría el Espíritu Santo para que viviera en cada creyente. El bautismo en agua que Juan predicaba preparaba a la persona para recibir el mensaje de Cristo. Demostraba humildad y señalaba la disposición de abandonar el pecado. Este era el comienzo del proceso espiritual. Cuando Jesús bautiza con el Espíritu Santo, sin embargo, toda la persona se reforma por dicho poder. Este bautismo es el resultado de la obra completa de Jesús.

1.9 Si el bautismo de Juan era solo arrepentimiento de pecados, ¿por qué se bautizó Jesús? Hasta los más grandes profetas (Isaías, Jeremías, Ezequiel) tuvieron que confesar sus pecados y arrepentirse. Jesús no, porque fue sin pecado. Aunque no era necesario, Jesús se bautizó por estas razones: (1) para testificar de su consagración a su misión de traer el mensaje de salvación a todas las naciones; (2) para demostrar que Dios aprobaba y respaldaba su misión; (3) para identificarse con nuestra condición humana y pecadora; (4) para comenzar oficialmente su ministerio público (Joh_1:31-34); (5) para darnos un ejemplo que hemos de imitar. El bautismo de Juan era diferente del bautismo cristiano en la iglesia (véase Act_19:2-5).

1.9 Jesús creció en Nazaret, donde vivió de niño (Mat_2:22-23). Nazaret era una pequeña aldea en Galilea, ubicada a medio camino entre el Marcos de Galilea y el Marcos Mediterráneo. La ciudad era despreciada y evitada por muchos judíos porque tenía la reputación de ser independiente. Nazaret era un cruce de camino para rutas de intercambio y tenía contacto con otras culturas (véase Joh_1:46).

1.10, 11 El Espíritu Santo descendió en forma de paloma sobre Jesús y una voz desde los cielos proclamó en nombre del Padre que Jesús es su divino Hijo. Aquí vemos a los tres miembros de la Trinidad juntos: Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.