Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Maratonistas

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Los maratonistas aprenden varias lecciones importantes durante los años de entrenamiento.

No importa lo experimentado que sea un corredor, una pequeña piedra en el camino, un paso mal dado, una distracción o miles de otros obstáculos pueden aparecer en cualquier momento, interrumpiendo el paso del corredor y ocasionando un accidente o un daño.

Lo mismo ocurre en el matrimonio. El tiempo prolongado que lleven de casados no brinda inmunidad a los problemas.

Los maratonistas aprenden a regular el paso para no agotarse en los primeros kilómetros de la carrera.

De la misma manera, las parejas debieran ser sabias al ver la relación como de largo alcance y así poner a los problemas y las diferencias en la perspectiva de un cuadro mayor.

Por último, los maratonistas, a excepción de unos pocos que encabezan el torneo, corren para mejorar sus propios tiempos. Corren para terminar la carrera y tratan de hacer su esfuerzo.

La competencia puede arruinar una relación. Lo mejor que cada uno puede hacer es procurar dar lo mejor de sí y esforzarse por lograr que la relación sea lo mejor posible.

La vida de casados es un maratón. No basta con un gran comienzo para un matrimonio duradero. Se necesita determinación.

Es necesario que con paciencia cumplan la voluntad de Dios, si es que desean que Él les dé lo que les tiene prometido. Hebreos 10:36

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El jardinero

Se trataba de un científico serio. Le habían pedido que estudiara los problemas de una planta de rosa que estaba pasando por dificultades en su

Artículo Completo

El Jugador de Fútbol

Un muchacho vivía solo con su padre, ambos tenían una relación extraordinaria y muy especial. El joven pertenecía al equipo de fútbol americano de su

Artículo Completo

Los efectos del pecado

Una inolvidable interpretación silenciosa de la vida de Judas se encuentra en la magnífica catedral de Washington, la capital de los Estados Unidos. La barra

Artículo Completo