Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Mañana puede ser tarde

Pastor Lionel

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Ayúdanos a continuar esta Obra

Si estás enojado con alguien, y nadie hace nada por arreglar la situación, arréglala. Tal vez hoy, esa persona todavía quiera ser tu amiga, y si no la arreglas, tal vez mañana puede ser muy tarde.

Si estás enamorado de alguien, pero esa persona no lo sabe… díselo. Tal vez hoy, esa persona también esté enamorada de ti y si no lo dices hoy, tal vez mañana puede ser muy tarde.

Si te mueres con ganas por darle un beso a alguien, dáselo. Tal vez esa persona también quiere un beso tuyo, si no se lo das hoy, tal vez mañana será muy tarde.

Si todavía amas a una persona que crees que te ha olvidado, díselo. Tal vez esa persona siempre te ha amado y si no se lo dices hoy, tal vez mañana será muy tarde.

Si necesitas un abrazo de un amigo, pídeselo. Tal vez ellos lo necesitan más que tú, y si no se lo pides hoy, mañana será muy tarde.

Si de verdad tienes amigos a los cuales aprecias, díselo. Tal vez también te aprecian, y si se van o se alejan, tal vez mañana puede ser muy tarde.

Si quieres a tus papás, y nunca has tenido la oportunidad de demostrarlo, hazlo. Tal vez hoy los tienes ahí para demostrárselo, pero si se van, tal vez mañana puede ser muy tarde.

Deja una respuesta

Publicaciones que pueden ser de interés para ti

El roble y la hiedra

Un hombre edificó su casa. La embelleció con un jardín interno. En el centro plantó un roble y el roble creció lentamente. Día a día

Artículo Completo

Los labradores malvados

Escuchad otra parábola. Érase un padre de familia que plantó una viña y la cercó de vallado; y cavando hizo en ella un lagar, edificó

Artículo Completo

Las sábanas sucias

Una pareja de recién casados, se mudó para un barrio muy tranquilo. En la primera mañana en la casa, mientras tomaba café, la mujer reparó

Artículo Completo

Flexibilidad

El discípulo fue a visitar al maestro en el lecho de muerte. — «Déjame en herencia un poco de tu sabiduría», le pidió. El sabio

Artículo Completo