Malaquías 4: Dios enviará al profeta Elías

Al hacer tu Donativo recibirás vía Email el libro Vida de Jesús un Evangelio Armonizado. El más completo estudio de Los Evangelios en formato PDF. 1,662 páginas del texto Bíblico Comentado. Una vez hagas tu Donativo envíanos una nota por medio de nuestra Cadena de Oración con el Email al cual quieres recibir el libro.

Malaquías 4:1 Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama.

Malaquías 4:2 Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.

salvación, marpe: Restauración de la salud, remedio, cura, medicina, tranquilidad, liberación. Marpe aparece 13 veces y proviene del verbo rapha, que significa: «sanar, curar o reparar». La salvación es el rescate divino de toda la persona y la sanidad es la reparación del ser humano, tal y como lo ilustra marpe Compárese la aplicación de rapha en el Salmo 41:4 y 147.3, donde se habla de la sanidad de un alma pecadora y la de un corazón quebrantado. En esta referencia, al Mesías se le compara con el sol naciente, cuyos rayos visibles se esparcen en todas direcciones. De cada uno de estos rayos de luz gloriosa fluye la sanidad.

En el día del juicio, la ira de Dios hacia los malvados será como un horno ardiente. Pero será como la calidez sanadora del sol para aquellos que lo aman y lo obedecen. Juan el Bautista profetizó que con la llegada de Jesús, el amanecer estaba a punto de romper para alumbrar a los que estaban en la oscuridad del pecado. En Isaías 60:20 aprendemos que no se necesitará ninguna luz en la ciudad santa de Dios porque Dios mismo será la luz.

Estos últimos versículos del Antiguo Testamento están llenos de esperanza. A pesar de la manera en la que se vea la vida ahora, Dios controla el futuro y todo será hecho bueno. Nosotros, quienes hemos amado y servido a Dios, esperaremos una hermosa celebración. Esta esperanza en cuanto al futuro es nuestra tan pronto encomendamos a Dios nuestra vida entera.

Malaquías 4:3 Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Malaquías 4:4 Acordaos de la ley de Moisés mi siervo, al cual encargué en Horeb ordenanzas y leyes para todo Israel.

En conclusión, el profeta amonesta al pueblo para que se acuerde de la Ley de Moisés. A continuación viene la promesa de la venida del profeta Elías , antes evocado como «mi mensajero».

Con este mensaje profético, y la esperanza de unidad y salvación, concluye el AT. Malaquías, como Abdías y otros predecesores, ven desde lejos el primer adviento de Cristo, y la salvación que aguarda a todos los que en él creen. Pero también vislumbra el Segundo Adviento de Cristo, con el juicio final de los impíos, y la salvación eterna de los que temen su nombr.

Estas leyes, que Moisés recibió en el Monte Horeb (Sinaí), son el cimiento de la vida civil, moral y ceremonial de la nación. Nosotros debemos continuar obedeciendo estas leyes morales: se aplican a todas las generaciones.

Malaquías 4:5 He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

Elías fue uno de los más grandes profetas (su historia aparece en 1 Reyes 17-2 Reyes 2). Con la muerte de Malaquías, la voz de los profetas de Dios permanecería en silencio durante cuatrocientos años. Luego vendría un profeta semejante a Elías para anunciar la llegada de Cristo. Ese profeta fue Juan el Bautista. Preparó los corazones del pueblo para Jesús al instar a la gente a que se arrepintiera de sus pecados. Esto traería unidad y paz, pero también juicio sobre los que no quisieran volverse de sus pecados.

Compártelo con tus redes

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Tu Opinión es muy importante para nosotros

Deja una respuesta

También Podría interesarte

El florero

El florero

El maestro y el guardián dividían la administración de un monasterio. Cierto día, el guardián murió y fue preciso substituirlo. El maestro reunió a todos

Leer Más >>

La varita

Habí­a una vez una mujer escocesa que modestamente se ganaba la vida con artí­culos de cerámica que vendí­a por los caminos de su paí­s. Cada

Leer Más >>
Un pedazo de tela

Un pedazo de tela

Se cuenta que un hombre encontró en un baúl, un retazo de una preciosa tela que pertenecía a sus antepasados. Aquel baúl siempre había estado

Leer Más >>