Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Malaquías 3: Dios reprende a los que le roban

Dios reprende a los que pervierten la justicia

Mientras que en la sección anterior el profeta habla de la controversia entre la demanda de lealtad absoluta a Dios y la deslealtad del pueblo, en esta sección se contrastan la justicia de Dios y la injusticia del pueblo. Ambos temas, fidelidad y justicia, son temas centrales de la predicación profética y la enseñanza también del NT.

En el versículo 17 se muestra una vez más la perspectiva equivocada de la comunidad judía de los tiempos de Malaquías. El pueblo y sus líderes quieren obligar a Dios a amoldarse a un esquema de valores que les convenía a ellos. A lo malo que hacen, quieren que Dios les dé su sello de aprobación. Este es el tipo de idolatría más sutil que puede darse y es, a la vez, muy difícil de reconocer. Cuán fácil es descubrir y señalar los dioses falsos de quienes consideramos paganos; pero qué difícil se nos hace llamar idolatría a nuestras constantes luchas por hacer que Dios se amolde a nuestras propias ideologías, doctrinas, egoísmos, sexismos y racismos.

Cuando somos incapaces de descubrir que la adoración al verdadero Dios hace corto circuito con nuestras prácticas de injusticia, fraudes y engaños, entonces hemos caído en la idolatría.

Dentro de la acusación, el pasaje ofrece una puerta de salida para vivir de acuerdo a la voluntad de Dios: la “purga” y el “quebrantamiento”. Solamente a través de la prueba (el oro y la plata se “refinan” con fuego) y del quebrantamiento podemos llegar a ser libres para adorar y servir al Señor.

A la acusación clara del versículo 17a (“Vosotros cansáis a Jehová…”), la gente responde, según su costumbre con una pregunta: ¿En qué le cansamos? Es el estilo de las disputas (ver Introducción). Parte de la respuesta es: …con vuestras palabras (versículo 17b). Se acostumbraba usar palabras que pervertían la verdad y la justicia. Y siempre detrás de las palabras están las actitudes que las producen y después las acciones que resultan. Algunos comentaristas ven aquí una incredulidad cínica. La gente decía que la influencia de Jehová contaba en favor de los malvados en vez de los justos. Con cinismo y amargura llegaron a preguntar: “¿Dónde está el Dios de la justicia?”. Así cuestionaban el gobierno moral del mundo. El Malaquías parecía florecer sin límite, se dudaba del valor de la adoración y se ofrecía a Dios menos que lo mejor. Eran quejas cínicas aunque un tanto lógicas. Al cabo la población había regresado a la tierra prometida y el templo había sido reconstruido. Pero, ¿qué había pasado con la promesa de la restauración de la prosperidad, prominencia y riqueza internacionales. Otros profetas habían prometido que Dios volvería a Jerusalén y a su templo, donde habitaría con su presencia gloriosa. Lejos de disfrutar tal gloria, el templo en los días de Malaquías estaba desprovisto de toda manifestación de Dios. Pero el profeta declara ahora que no siempre será así: …He aquí yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino… Y luego, repentinamente, vendrá a su templo el Señor… Seguramente vemos parte del cumplimiento de esta profecía cuando Simeón se encontró con el infante Jesús en el templo y habló de él como el que había venido para ser “luz para… gloria de tu pueblo Israel”. En el cumplimiento del tiempo llega el Mesías y vemos la gloria de Dios en la persona de Jesucristo.

Si bien el profeta y el pueblo han hablado en el versículo 17, hemos de entender los versículos 3:1-5 como palabras de Jehová mismo. Sobre el “mensajero” (versículo 1a) que Dios envía hay una certidumbre absoluta y divina: ¡He aquí que viene! (versículo 1c). Así dice Jehová de los Ejércitos (versículo 1d). Pero este acontecimiento que viene producirá juicio caracterizado con figuras de limpiamiento y purificación (fuego purificador y lejía de lavanderos; versículo 2c) en vez de figuras de destrucción como las que Amós usa.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.