Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Lucas 9: Los emisarios del Rey

9.5 Sacudir el polvo de los pies en las ciudades donde no los aceptaran tenía una honda implicación cultural. Los judíos piadosos sacudían el polvo de sus pies después de pasar por ciudades gentiles, para mostrar su separación de las prácticas de ellos. Si los discípulos se sacudían el polvo de una ciudad judía, mostrarían su separación de los judíos que rechazaron al Mesías. Esta acción también señalaba que los discípulos no eran responsables de cómo la gente respondía a su mensaje. Tampoco nosotros si presentamos a Cristo con esmero y veracidad y rechazan el mensaje. Como los discípulos, seguiremos hacia otros que desean alcanzar a Dios.

9.7 Si desea más información sobre Herodes, también conocido como Herodes Antipas, véase su perfil en Marcos 6.

9.7, 8 Fue muy difícil para las personas aceptar a Jesús por lo que El era, de manera que trataron de presentar otras soluciones que parecían increíbles. Muchos pensaban que El era alguien que resucitó, tal vez Juan el Bautista u otro profeta. Algunos sugirieron que era Elías, el gran profeta que no murió sino que fue llevado en un carro de fuego (2Ki_2:1-11). Muy pocos hallaron la respuesta correcta, como fue el caso de Pedro (2Ki_9:20). Para muchos hoy, quizás no les sea fácil aceptar a Jesús como totalmente humano y totalmente divino Hijo de Dios, por lo que siguen intentando hallar explicaciones: un gran profeta, un líder político radical, un mentiroso alborotador. Ninguna de estas descripciones consideran los milagros de Jesús ni, sobre todo, su gloriosa resurrección. De modo que estas realidades también deben explicarse. En fin, los intentos para explicar a Jesús son mucho más complicados que creer la verdad misma.

9.9 Si desea más información acerca de cómo Herodes decapitó a Juan, véase Mar_6:14-29.

9.10, 11 Jesús trató de pasar inadvertido, pero pronto descubrieron dónde estaba y lo siguieron. En lugar de molestarse por esta interrupción, Jesús les recibió y suplió sus necesidades. ¿Cómo ve a quienes le interrumpen sus planes, como un estorbo o como la razón de su vida y ministerio?

9.11 El Reino de Dios fue un punto focal en la enseñanza de Jesús. Explicó que no era solo un reino futuro; estaba entre ellos, materializado en El, el Mesías. Sin embargo, aunque el Reino no se consumará hasta la venida de Jesús en gloria, no debemos esperar para probarlo. El Reino de Dios empieza en los corazones de los que creen en Jesús (17.21). Está tan presente con nosotros, como lo estuvo con los judíos hace dos mil años.

9.13, 14 Cuando los discípulos expresaron su preocupación por dónde la multitud de miles iba a comer, Jesús ofreció una solución: «Dadles vosotros de comer». Ellos protestaron, enfocando su atención en lo que no tenían (alimentos y dinero).
¿Cree que Dios le pediría que hiciera algo que usted y El no pudieran juntos realizar? No permita que su fuente de recursos lo ciegue para ver el poder de Dios.

9.16, 17 ¿Por qué Jesús se molestó en dar de comer a esta gente? Fácilmente pudo pedir que se fueran. Pero Jesús no pasa por alto las necesidades. Le interesa cada aspecto de nuestra vida, tanto físico como espiritual. En la medida que procuramos trabajar en la vida de las personas de manera integral, nunca debemos obviar que todos tenemos necesidades físicas y espirituales. Es imposible ministrar con eficacia a un tipo de necesidad sin considerar la otra.

9.18-20 La fe cristiana va más allá del conocimiento de lo que otros creen. Demanda que creamos. Cuando Jesús pregunta: «¿Y vosotros, quién decís que soy?», espera que sepamos responder. ¿Quién dice usted que es Jesús?

9.21 Jesús dijo a sus discípulos que no debían decir que era el Cristo porque en ese momento no entendían del todo el significado de esta declaración, ninguno lo entendía. Todos seguían esperando al Mesías que vendría como un Rey conquistador. Pero Jesús, como el Mesías, tendría aún que sufrir, lo rechazarían los líderes, moriría y resucitaría. Cuando los discípulos vieran suceder todas estas cosas en Jesús, comprenderían el porqué de la venida del Mesías. Solo entonces estarían preparados para predicar las buenas nuevas alrededor del mundo.

9.22 Este es un punto sobresaliente en la enseñanza de Jesús a sus discípulos. Ahora, empieza a enseñar de manera clara y específica acerca de lo que iba a ocurrir y de lo que debían esperar, a fin de que no se sorprendieran cuando esto sucediera. Explicó que ahora no sería el Mesías conquistador, porque antes tendría que sufrir, morir y resucitar. Pero que un día regresaría en gran gloria para establecer su Reino eterno.

9.23 El cristiano que sigue a su Señor imita su vida y obedece sus mandamientos. Tomar la cruz significa llevarla hasta el lugar donde nos van a matar. Muchos galileos murieron a manos de los romanos. Aplicado a los discípulos, esto denota identificarse por completo con el mensaje de Cristo, incluso si significa la muerte. Debemos negar nuestros deseos egoístas, usar tiempo y dinero y elegir el camino tomando en cuenta a Cristo. Hoy en día esta forma de vida es costosa, pero a la larga vale la pena el dolor y el esfuerzo.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.