Lucas 8: De Camino

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Es propio del hombre prudente estar preparado a este gran cambio. ¿Y por qué no hemos de estar preparados? Hay Uno que puede librarnos del temor de la muerte. Heb_2:15. Cristo ha puesto fin a la muerte, y «ha sacado a luz la vida y la inmortalidad por medio del Evangelio.» 2Ti_1:10. El que tiene fe en él tiene la vida eterna, aunque esté muerto, vivirá. Joh_6:25. Creamos en el Señor Jesús, y entonces la muerte perderá su aguijón; entonces podremos decir como Pablo: «Para mí el morir es ganancia.» Filip. 1:21.

Notemos, en segundo lugar, en estos versículos, que la fe en el amor y en el poder de Cristo es el mejor remedio en tiempo de aflicción. Se nos refiere que cuando Jesús oyó que la hija del jefe estaba muerta, dijo a este: «No temas, cree solamente, y será sana.» Estas palabras, sin duda, tenían referencia al milagro que iba a hacer. Pero no debemos dudar tampoco que fuesen pronunciadas así mismo para bien de la iglesia. Con ellas se tuvo el designio de revelarnos el gran secreto para obtener consuelo en la hora ddeo necesidad: ese secreto es ejercer fe, confiar constantemente en el tierno corazón y en la mano poderosa de Cristo, en una palabra, creer.

Que forme parte de nuestras oraciones diarias la súplica por más fe. Si quisiéremos tener siempre paz, y tranquilidad, y serenidad de espíritu, digamos con frecuencia: «Señor, aumenta nuestra fe.» Centenares de penalidades pueden acaecernos en esto mundo de desdichas cuya causa nuestro débil entendimiento no puede comprender jamás. Sin fe estaremos constantemente inquietos y abatidos. Nada puede alegrarnos ni tranquilizarnos sino la meditación continúa en el amor y la sabiduría de Cristo, en su vigilancia sobre nosotros, y en su gobierno providencial de todos los eventos humanos. Si tenemos fe no nos agobiaremos bajo el peso de las malas noticias. Psa_112:7. Si tenemos fe, estaremos tranquilos y esperaremos mejores días. Si tenemos fe podemos ver luz aun en la hora más tenebrosa, y aun en medio de las mas duras pruebas. Si tenemos fe no nos faltarán sitios en donde levantar altares de alabanza en cualesquiera circunstancias, y podremos cantar cánticos de júbilo cualquiera que sea la situación en que nos encontremos. «El que creyere no se apresure.

«Guardarás paz; porque en ti han confiado.» Isa_28:16; Isa_26:3. Repitámoslo: preciso es que se grabe esta lección en nuestra mente Si quisiéremos ir tranquilamente al través de este mundo, tenemos que creer.

Notemos, finalmente, en estos versículos, el poder que tiene nuestro Señor Jesucristo aun sobre la muerte. Se nos dice que llegó a la cada de Jairo, y cambió el pesar en gozo. Tomó por la mano el cadáver de la hija del príncipe, y dijo en voz alta: « Joven, levántate, al instante esa voz todopoderosa le restituyó la vida: «su espíritu se levantó luego..

«Animémonos al pensar que hay un límite al poder de la muerte. El rey del terror» es muy fuerte. ¡Cuántas generaciones no ha ido y precipitado al polvo! ¡Cuántos hombres sabios y fuertes y bellos no han arrojado al sepulcro y arrebatado violentamente en la primavera de la vida! ¡Cuántas victorias no ha ganado, y a menudo no ha escrito «vanidad de vanidades» sobre el orgullo del hombre! Patriarcas, y reyes, y profetas, y apóstoles, todos a su turno se ha visto obligados a someterse a su poder, todos han muerto. Pero, gracias sean dadas a Dios, hay un más Ser poderoso que la muerte. Hay un Ser que ha dicho: «Oh muerte yo seré tu mortandad: ¡O sepulcro! yo seré tu destrucción Hos_13:14. Ese Ser es el Amigo de los pecadores, Cristo Jesús. él manifestó frecuentemente Su poder cuando estuvo en la tierra: en la casa de Jairo, junto al sepulcro de Betania, a la puerta de Nain. Y lo demostrará a todo el mundo en su segunda venida. El postrer enemigo que ha de ser destruido es la muerte.» 1Co_15:26. «La tierra echará los muertos.» Isa_26:19.

Terminemos el pasaje con el pensamiento consolador de que lo le aconteció en la casa de Jairo es un tipo de los felices acontecimientos que están por verificarse. La hora se acerca y pronto llegará en que la voz de Cristo llamará a todo su pueblo de sus tumbas, y lo reunirá para no separarlo jamás. Los maridos creyentes otra vez a sus esposas creyentes; los padres a sus hijos, Cristo reunirá la familia de los fieles en la mansión celestial, y todas las lágrimas serán enjugadas.

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas