Comprometidos a Sembrar La Palabra de Dios

Lucas 17: Las leyes de la Vida Cristiana

El significado de estas palabras es bien claro. El día del segundo advenimiento será cuando los buenos y los malos, los convertidos y los no convertidos quedarán al fin separados. La iglesia visible no será por más tiempo una corporación mixta; el trigo y la cizaña ya no crecerán juntos; y los buenos peces serán colocados aparte de los malos. Vendrán los ángeles y congregarán a los buenos para que reciban su galardón, y dejarán atrás a los malos para que sean castigados.

«¿Os habéis convertido o no?» será lo que preguntarán a cada uno. Ni importará que dos o más personas hayan trabajado o vivido juntas por muchos días. Cada una de ellas será juzgada de acuerdo con sus prácticas y principios religiosos. Los miembros de cada familia que hayan amado a Cristo serán llevados al cielo; y los que hayan amado al mundo serán arrojados en el infierno.

Meditemos bien sobre estos particulares. Medítelos bien el que ame a sus parientes y amigos. Si aquellos a quienes ama son verdaderos siervos de Jesús, debe asociarse frecuentemente con ellos y participar de su suerte, no sea que bien pronto tengan que separarse para siempre. Si aquellos a quienes ama se hallan todavía sumergidos en sus culpas y pecados, es de su deber orar y hacer todo lo posible por que se conviertan, no sea que tenga luego que alejarse de ellos por toda una eternidad. Es solo en este mundo que podemos hacer algo por el bien espiritual de nuestros semejantes, y el fin de nuestra vida no está lejano. Toda separación es sensible, más las que ahora tienen lugar no pueden compararse con las que se verificarán en el segundo advenimiento.

Ayúdanos a continuar sembrando La Palbara de Dios

WebDedicado ha sido autorizado a recaudar los fondos para continuar con La Gran Comisión


Deja el primer comentario

Otros artículos de Nuestro Blog

Que pueden ser de interés para ti de acuerdo a tus lecturas previas.