Los tres últimos deseos de Alejandro el Grande

Publicaciones realizadas por ángeles que nos prestan sus alas cuando se nos olvida cómo volar

Los tres últimos deseos de Alejandro el Grande

Encontrándose al borde de la muerte, Alejandro Magno –356-323 A.C.– rey de Macedonia –336-323 A.C.– conquistador del Imperio persa, y uno de los líderes militares mas importantes del mundo antiguo convocó a sus generales y les comunicó sus tres últimos deseos:

  1. Que su ataud fuese transportado por los más eminentes médicos de la época.
  2. Que fueran esparcidos por el camino hasta su tumba los tesoros que había conquistado –plata, oro, piedras preciosas, etc.
  3. Que sus manos quedaran balanceándose en el aire, fuera del ataud, a la vista de todos.

Uno de sus generales, admirado por tan insólitos deseos, le preguntó a Alejandro cuáles eran sus razones.

Alejandro explicó:

Quiero que los mas eminentes medicos carguen mi ataud para mostrar que ni ellos tienen, ante la muerte, el poder de curar.Que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen. Que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos.

Ya que no podemos evitar la muerte, busquemos y tratemos de alcanzar aquello que sí se marchará con nosotros. Finalmente no sabemos si serán sabios o necios, los que heredarán todo el fruto de nuestro esfuerzo o afanes.

Reconócele en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas. Provervios 3:6

16 Dios mío, ahora voy a recordar tus hechos poderosos, y hablaré de la justicia que sólo tú puedes hacer. 17 Desde que yo era joven tú has sido mi maestro, y hasta ahora sigo hablando de las maravillas que has hecho. Salmo 71

Deja un Comentario. Tu opinión es valiosa para nosotros

Lionel Valentin Calderón

Periodista, Artista, Caricaturista y Escritor pepiniano nacido en Añasco, Puerto Rico. Ha publicado varios libros entre los que destacan Vida de Jesús un Evangelio Armonizado, Sancocho Cristiano Volúmenes I-IV, Bendiciones Cristianas Vols I-II y La Biblia comentada de Génesis a Apocalipsis.

Nuevo Testamento

Antiguo Testamento

Historias para Reflexionar

Voluntad de acero

Oscar Pistorius, Sudafricano-Pretoria (1986)- No nació sin piernas, se las amputaron cuando tenía sólo 11 meses.

La ancianita

La anciana campesina caminaba lentamente, cargando con dificultad un atado de leña para alimentar una

Solicita Nuetro Boletín

Al enviar esta solicitud acepto los Términos y Condiciones de Bendiciones Cristianas